El zar de todas las Rusias

Vladimír Putin ha logrado una vez más «torcer» la Constitución rusa para eternizarse en el poder. Además de lograr inmunidad para su familia y sus negocios, podrá gobernar dos periodos de seis años más, con lo que llegará octogenario a la máxima magistratura rusa

El que fuera coronel del KGB en Alemania del Este, Vladimír Putin, acaba de firmar la ley que de facto le permite perpetuarse en el poder.

Con la nueva legislación aprobada el «contador» de mandatos se pone a 0; de iure Putin se perpetuará en poder dos legislaturas más, otros 12 años, con lo cual puede seguir en el poder hasta los 80 años.

El desarrollo de la ley ha llevado un año, y para darle una pátina de legitimidad el proyecto legislativo ha sido sometido al escrutinio popular en un referéndum que tal como nos tiene acostumbrados Rusia Unida, estaba cantado que Putin iba a ganar.

Dos mandatos consecutivos

Le ley firmada por Putin de hecho modifica la Constitución, lo que pone el «contador» de Putin a 0, aunque ahora ese es el máximo, sean los mandatos consecutivos o no.

Es conveniente recordar que el tándem Putin – Medvédev se ha estado «turnando» para poder seguir el poder: cuando se agotaban los mandatos de presidente, Putin ejercía el rol de primer ministro, y viceversa.

Pero «hecha la ley, hecha la trampa», de manera que la nueva ley no tiene efectos retroactivos, lo que supone poner a cero el «contador» de Putin.

La Constitución rusa, tal como estaba antes de la modificación, impedía a un candidato volver a presentarse después de haber agotado dos mandatos, brete en el Putin estaría cuando culminase esta legislatura.

Pero no es la primera trapacería que ejecuta Vladimír Putin, ya que, en el 2012, no tuvo pábulo en «retorcer» la Constitución para que su mandato fuese de 6 y no de 4 años.

Aunque buena parte de la población se manifestó en las calles para protestar contra la medida, el aparato represivo del Estado, que poco tiene que envidiar al de régimen soviético, impidió que las protestas fuesen a mayores.

Una reforma de calado

Pero la reforma a que ha sometido a la Constitución ha sido más profunda y no se limita a ampliar el mandato de Putín, sino que convierte Rusia en un país más nacionalista y conservador.

En la Constitución se habla claramente de patriotismo y religión, y de paso evita que ningún presidente futuro de Rusia pueda detentar un poder tan omnímodo como el que ha ejercido él.

El futuro de Putin es una auténtica incógnita, y deja todo «atado y bien atado» y en cierto modo deja como testamento político una sucesión plenamente orquestada para evitar «ruido de sables» en Rusia Unida, el partido político que lo sustenta.

Otro aspecto importante es que la nueva Constitución «blinda» tanto a Putin como a Medvédev, a sus familias y a sus empresas de cualquier intento de vendetta por parte de sus enemigos políticos, consagrando su inmunidad legal.

Baja popularidad

Producto de la gestión de la pandemia de SARS-CoV-2, Putin se encuentra en los momentos más bajos de popularidad, algo que también viene determinado por la represión que ha desencadenado contra sus enemigos políticos.

Uno de ellos, Alexéi Navalny, después de haber sido envenenado con un agente nervioso, el Novichok, desarrollado durante la época soviética, fue inmediatamente detenido cuando volvió a poner un pie en Rusia.

En estos momentos la popularidad de Putin no llega al 60%, que, aunque para los estándares europeos pueda ser alto, para los estándares rusos no es nada halagüeño.

A la crisis sanitaria se une el descontento de amplias capas de la población por la mala situación económica que ha traído aparejado la pandemia de SARS-CoV-2, que ha traído la miseria a muchos rusos.

El caso Navalny, la gota que ha colmado el vaso

El disidente ruso, uno de los enemigos más formidables de Vladimír Putin, se encuentra detenido en una penitenciaría estatal después de haber sido encontrado culpable de haber violado su libertad condicional.

Navalny, para exigir su libertad, se ha declarado en huelga de hambre y ha sido trasladado a la enfermería de lo que el sistema penitenciario ruso califica como una colonia, donde los prisioneros se ven obligados a trabajar.

Aunque ya arrastraba problemas de salud, su entorno reportaba que tenía paralizada una pierna, la dirección de presidio ha comunicado que el opositor tiene una dolencia respiratoria y ha sido sometido a un test de SARS-CoV-2 para descartar que padezca de coronavirus.

La huelga de hambre la comenzó el abogado ruso después de que acusase a la dirección de la penitenciaría de torturarlo impidiéndole dormir, ya que como ha reportado el prisionero es despertado cada hora por los guardias de la prisión.

Además, el opositor ruso estaba internado en una sala donde se han detectado varios casos de tuberculosis por lo que no es descartable que Navalny este aquejado de dicha enfermedad contagiosa.

Protestas a las puertas de la prisión

Los partidarios del opositor se han plantado a las puertas de la colonia penitenciaria para protestar por el trato que se está dando al prisionero, aunque rápidamente un nutrido contingente policial los ha embolsado.

Simultáneamente se ha cortado la carretera que llega la prisión por lo que se ha creado un cordón de seguridad alrededor de la colonia penitenciaria.

Los partidarios de Alexéi Navalny pretendían que el médico personal del opositor pudiese acceder a presidio para interesarse por la salud del opositor, cosa que la dirección de la prisión no ha permitido.

Sin embargo, las autoridades si ha permitido la visita de María Butina, que ahora es reportera de RT, la televisión internacional con la que el Kremlin lanza su visión interesada de lo que sucede en Rusia.

Butina fue encarcelada en Estados Unidos tras la investigación de cómo hákers rusos habían interferido en las elecciones presidenciales del 2016 en las cuales resultó vencedor Donald Trump.

Butina abroncó a Navalny porque según ella las condiciones de salubridad de la prisión en la que se encuentra internado son superiores a muchos de los hoteles que se pueden encontrar en diversas provincias rusas.

Fuente – EL PAÍS / Presidente de Rusia en Wikipedia / EL MUNDO / Alekséi Navalni en Wikipedia

Imagen – Кирилл Чеботарь / WorldSkills UK / WikiImages / Evgeny Isaev / Alexei Kouprianov / V2K

A la búlgara

El gobierno chino, además de promover a diputados solo a aquellos hongkoneses que demuestren un acendrado patriotismo acaba de modificar el parlamento de ese territorio semiautónomo, para evitar que la oposición pueda tener mayoría

Y parece mentira que estemos hablando de China, y en concreto de lo que hasta hace nada era el territorio semiautónomo de Hong Kong.

El enésimo comportamiento antidemocrático del gobierno chino ha sido el promulgar una nueva ley electoral que solo permitirá participar en la política hongkonesa a los «patriotas» sea lo que sea eso.

De iure eso significa dejar fuera de la contienda parlamentaria a toda la oposición hongkonesa y abocarles a intentar ganar «en la calle» lo que no pueden lograr en las instituciones, de las cuales acaban de ser proscritos.

Una nueva legislación electoral

Aprobada el pasado martes, el principal cambio que establece tiene que ver con el sistema de votación, un liberticidio más que comete el Partido Comunista Chino.

Sin ya necesidad de utilizar careta, el gobierno chino se apresta a ahogar cualquier resquicio de libertad y de democracia de la colonia que fuera territorio británico.

La aprobación de la nueva ley electoral, a pesar de haberse celebrado en Gran Salón del Pueblo en Pekín, ha sido «a la búlgara», con un sí rotundo de los 167 diputados del órgano legislativo chino.

El nuevo articulado se anexa a la Ley Básica – la constitución de Hong Kong – mediante dos anexos, y tras su aprobación ha sido el máximo dirigente chino, Xi Jinping, el que ha rubricado la nueva ley.

Diputados «a dedo»

El parlamento hongkonés, que recibe el nombre de Consejo Legislativo estará, a partir de ahora, conformado por 90 diputados, y no 70 como hasta ahora.

Pero en el nuevo legislativo hongkonés estará prácticamente copado por diputados elegidos «a dedo» por el gobierno chino.

El sufragio universal solo elegirá 20 curules, cuando hasta ahora los votantes chinos tenían la capacidad para elegir hasta a 35 diputados.

Será el Comité Electoral, formado por notables «teledirigidos» desde Pekín y que son también los que eligen al jefe del Gobierno Autónomo, también eligen a 40 diputados.

Los 30 restantes hasta completar los 90 congresistas son elegidos por gremios profesionales de la denominada ciudad autónoma.

Un Comité Electoral hipertrofiado

Además de tomar un mayor peso político, el organismo pasará de estar formado por 1.500 miembros, 300 más que hasta ahora.

Los tres centenares de nuevos miembros, tal como ha informado el gobierno chino, serán elegidos entre «patriotas» hongkoneses, muchos de los cuales también pertenecen al Consejo Consultivo Político Popular de China.

El nuevo órgano pierde, por tanto, los 117 curules que estaban reservados para concejales de distrito, una de las pocas figuras del legislativo que son elegido por sufragio universal por los hongkoneses.

Las nuevas fórmulas suponen un «pucherazo» en toda regla para un territorio que ha visto como China lleva décadas minando su independencia y su democracia, con unos políticos hongkoneses «teledirigidos» desde Pekín.

Derecho de admisión

En un ejercicio de surrealismo, todo aquel candidato que se pretenda presentar a las elecciones para el parlamento hongkonés será escrutado por un denominado un comité de control que dará su pláceme; o no.

Por si esto fuera poco, el comité esta tutelado por los órganos implicados directamente en lograr el cumplimiento de la Ley de Seguridad que está impuesta en toda China, incluida el territorio de Hong Kong.

Velocidad de crucero

Teniendo en cuenta la parsimonia con la que se toman las cosas el gobierno chino, ha causado estupor la velocidad, casi sideral, con la que se ha modificado la composición del órgano legislativo hongkonés.

A la misma velocidad, o inclusive a una velocidad más alta, se tramitó la Ley de Seguridad Nacional que pretende dejarlo todo «atado y bien atado» para que de esa manera la transición a un solo régimen, el del Partido Comunista Chino, sea más manejable.

La reforma exprés del parlamento hongkonés se produjo al constatar las autoridades chinas que por los resquicios legales que dejaba la legislación del que fuera enclave británico la oposición democrática podía llegar a controlar el Consejo Legislativo.

Inclusive de haber seguido el legislativo como estaba, la oposición democrática podría haber iniciado una suerte de impeachment contra Carrie Lam, la presidenta del territorio autónomo que cuando China le dice ¡salta! ella balbucea ¿Hasta dónde?

En las ultimas elecciones locales, las únicas en las cuales funciona el sufragio universal, la oposición democrática laminó a los candidatos «oficialistas».

Nuevamente sin elecciones legislativas

Producto de la reciente reforma, las elecciones que se deberían celebrar en la primavera de este 2021 han sido suspendidas sine die.

Hay que recordar que las elecciones estaban previstas para 2020 pero producto de la eclosión de la pandemia de SARS-CoV-2 estas tuvieron que suspenderse, y ahora se suspenden hasta septiembre para que de tiempo a «metabolizar» los cambios que se han producido.

Censura, también cultural

Pero la censura llega también a la cultura, y el gobierno de Hong Kong, en manos de la pro china Carrie Lam, ha informado que en le que fuera territorio autónomo no se podrá ver la ceremonia de los Óscar.

Hacia cinco décadas desde la última vez que se cortó la señal para que los hongkoneses no pudiesen ver la ceremonia de los máximos galardones del cine norteamericano.

De cualquier modo, el canal estatal TVB aduce que la no emisión de la ceremonia tiene que ver con una motivación puramente comercial.

Sin embargo, en la edición del 2021 de los Óscar, en la categoría de Mejor Película Internacional participa el metraje hongkonés Better Days, y en la categoría de cine documental también lo hace una «cinta» que repasa la tumultuosa vida política de la colonia.

En Dot not split, el realizador Anders Hammer muestra lo que han sido las protestas en las calles de Hong Kong contra el gobierno pro chino que preside Carrie Lam, muchos meses de protestas en las cuales los manifestantes han sido apaleados, cuando no asesinados por la policía de Hong Kong.

Fuente – EL PAÍS / EL MUNDO

Imagen – jiang / Surreal Name Given / David Stanley / manhhai / Thomas Bresson / Brian Cantoni / Julia

Represión sangrienta en Myanmar

Los muertos se cuentan por centenares en la dura represión de las manifestaciones de la sociedad civil birmana contra la junta militar que el pasado 1 de febrero protagonizó una asonada militar que ha vuelto a las etapas más oscuras de la dictadura

Tras el reciente golpe de Estado en la antigua Birmania, la represión está siendo salvaje, con manifestaciones que son reprimidas a tiros y los muertos se cuentan por decenas.

Mientras tanto los manifestantes se están dedicando a arrasar comercios regentados por chinos, ya que acusan al país que dirige Xi Jinping de estar apoyando a la junta militar.

Más de 20 muertos en el fin de semana

Es con lo que se ha saldado las protestas que se han desarrollado este fin de semana en Yangón la que pasa por ser la capital económica de Myanmar.

Pero eso son los datos oficiales, mientras que los datos que obran en poder de la Asociación de Asistencia a los Presos Políticos elevan los muertos a 38.

Para acrecentar el conflicto, se ha declarado la «ley marcial» en Hlaing Tharyar, zona en la cual hordas de manifestantes, armados con cuchillos, se han lanzado a atacar comercios regentados por ciudadanos chinos.

Los ataques son producto que los opositores acusan a Pekín de estar apoyando a la junta militar que dio el golpe de estado el pasado uno de febrero, después de deponer a la gobernante legítima del país, Aung San Suu Kyi.

La oposición llama a la desobediencia civil

El gobierno civil birmano, esto es, el depuesto, ha llamado a la ciudadanía a ejecutar actos de desobediencia civil, para recuperar la democracia.

Desde ese ámbito también se ha llamado a la revuelta a todas las minorías que han sido tradicionalmente reprimidas por los militares birmanos, como por ejemplo la minoría rohinyaa.

La soflama de Mahn Win Khaing Than, «mano derecha» de Aung San Suu Kyi, ha sido emitida por Facebook, una aplicación que todavía los militares birmanos no han conseguido «tumbar» en Myanmar.

Detenciones masivas

La junta militar ha llevado a cabo detenciones masivas, y hasta el momento ha apresado a 2.134 personas, de las cuales siguen en prisión 1.815.

Además, la mayoría del gobierno legítimo de Myanmar, encabezado por la presidenta Aung San Suu Kyi y por el vicepresidente, Win Myint, se encuentra en arresto domiciliario.

El golpe de estado, justifican los militares, se habría llevado a cabo debido a un fraude electoral que habría cometido la Liga Nacional para la Democracia, que literalmente arrasó en las pasadas elecciones.

La ONU denuncia la situación

La Organización de las Naciones Unidas ha denunciado el «baño de sangre» en que se ha convertido el país producto de la represión de la junta militar.

La ONU pone el acento en la brutalidad contra el personal médico y la población en general, y la destrucción de todo tipo de infraestructuras, sobre todo de aquellas de las que se sirven la mayoría de la población.

La ONU acusa a la junta militar de persecuciones, desapariciones forzosas, e inclusive crímenes contra la humanidad que podrán ser perseguidos, aplicando la jurisdicción universal, por la Corte Penal Internacional.

La denuncia ha sido elevada por Christine Schraner, que suma a la petición de la comunidad internacional para solucionar la situación que vive Myanmar mediante el diálogo entre los militares y la sociedad civil.

Schraner ha recabado testimonios de primera mano que muestran el salvajismo a que los militares están sometiendo a la población civil, testimonios que ha calificado como estremecedores.

Los testimonios son fundamentalmente sobre asesinatos, violencia contra los manifestantes y torturas en los centros de detención.

Tribunal Penal Internacional

Se trata de un tribunal internacional que tiene jurisdicción para la instrucción penal de crímenes de genocidio, guerra, agresión y lesa humanidad.

Su antecedente más remoto son los tribunales que juzgaron a los criminales nazis en Núremberg; en Tokio también se instruyó un tribunal para juzgar los principales responsables del Japón de la II Guerra Mundial.

Las últimas actuaciones más importantes se han llevado a cabo para juzgar a criminales de guerra del conflicto de los Balcanes y el genocidio ruandés.

En estos momentos la CPN está presidida por el juez Chille Eboe – Osuji, y tiene como vicepresidentes al juez Robert Fremr y la juez Marc Perrin de Brichambaut.

La fiscal es la británica Fatou Bensouda, que tiene a sus órdenes al fiscal canadiense James Stewart, siendo el secretario de la CPN el británico Peter Lewis.

Aunque se trata de una entidad independiente de cualquier estado, si mantiene relaciones de cooperación con muchos de ellos.

80 muertos en las últimas horas

El último fin de semana de protestas se ha saldado con al menos 5 muertos, según los datos que ha aportado la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP).

Entre el sábado y el domingo han sido arrestadas más de 2.000 personas, de las cuales la gran mayoría siguen retenidas, mientras la oposición sigue «calentando» la calle y cuando la desobediencia civil continúa.

Los muertos se habrían producido a resultas de que los militares y las fuerzas del orden utilizan «fuego real» para reprimir a los manifestantes, y los heridos se cuentan por centenares.

El proceso a Aung San Suu Kyi sigue adelante

El proceso contra la Nobel de la Paz, de 75 años, sigue adelante, estando acusada de importación ilegal de tecnología – se le requisaron dos walkie talkies -, haber hecho caso omiso a los protocolos contra SARS-CoV-2 e incitación a disturbios públicos.

Otra de las acusaciones a las que tendrá que hacer frente ante los tribunales es el de haber aceptado sobornos por valor de 60.000 dólares y haber recibido 11 kilos de oro.

La realidad es que la Nobel de la Paz, con su partido la Liga Nacional para la Democracia, llevaba tiempo intentando quitar los privilegios que tienen, desde hace muchas décadas, los militares.

Una buena parte de la actividad económica que se desarrolla en la actualidad en Myanmar está en manos de los militares, formando un «estado dentro del estado».

Esa casta militar procura mantener sus privilegios a cualquier precio, inclusive protagonizando un golpe de estado para deponer a la gobernante legítima de la antigua Birmania.

Fuente – EL PAÍS / El Confidencial / Público / SWI / Corte Penal Internacional en Wikipedia

Imagen – Total Out Now / Racoles / Jason / Burma Democratic Concern / Presidencia de la República Mexicana / Cour Penalé Internationale / Alisha Vargas / DFID

(Latin)America First

La administración de Joe Biden vuelve a mirar a su «patrio trasero», esto es Latinoamérica, y dotará a la relación de una especial dedicación, sobre todo a Centroamérica, de donde viene una buena parte de la inmigración ilegal

Estados Unidos vuelve al multilateralismo, al menos así lo ha prometido Joe Biden, buscando la cooperación también en Latinoamérica.

A pesar de estos nuevos vientos en política exterior, la postura norteamericana no variará en respecto a Cuba y Venezuela.

Dentro de esas nuevas políticas se encuentra reforzar el estatus de protección temporal que gozan los venezolanos que arriban a territorio norteamericano.

Sin cambios con respecto a Cuba y Venezuela

La Casa Blanca ya ha anunciado que no habrá grandes cambios con respecto a Cuba, esto es, que no se volverá al aperturismo que se produjo con la administración Obama, del cual Joe Biden fue su vicepresidente.

Tampoco parece que Biden vaya a levantar el embargo económico a que está sometida Venezuela, ni la congelación de bienes de importantes próceres de Régimen de Nicolás Maduro.

El Tridente y Donald Trump

La doctrina de la administración de Donald Trump para con Latinoamérica estaba basada en luchar contra el tridente (Venezuela, Cuba y Nicaragua), regímenes contra los que había que luchar por aire, mar y tierra.

En cierto modo la ejecutoria de Donald Trump no era sino la reedición del «eje del mal» que enarbolaron George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar, también conocido como «el trío de las Azores».

En aquellos años las potencias a batir eran Irak, Irán y Corea del Norte, y se justificó la invasión de Irak con la excusa de que almacenaba armas de destrucción masiva, cosa que se descubrió que era falso.

En lo que respecta a Latinoamérica, Donald Trump se rodeó de «halcones» como John Bolton – al que despidió acusándole de meterle en unas cuantas guerras – y Elliott Abrams, el «viejo gladiador» en Latinoamérica de Ronald Reagan.

Se llegó a pensar en una «solución» militar

Donald Trump llegó incluso de hablar de una solución militar para Venezuela, aunque finalmente no se fraguó la posibilidad.

Trump también habló de que Estados Unidos tenía tropas destacadas en medio mundo y que Estados Unidos no podía dejar que la gente muriese en Venezuela.

Sin embargo, aquello no pasó de constantes bravatas, aunque como acto póstumo, el 19 de enero Trump firmó una orden ejecutiva para diferir la deportación de venezolanos.

En cambio, Joe Biden ha decidido otorgar a los venezolanos el Estatus de Protección Temporal (TPS) que lo que les permite es poder trabajar mientras que se resuelve su situación migratoria.

La presión no ha surtido efecto

Tanto en Latinoamérica como en otros lugares de mundo, las sanciones que impuso la administración Trump tampoco hicieron mucha «sangre» a los regímenes a los que se impuso.

Venezuela, Corea del Norte e Irán se han adaptado a la «guerra económica» que les ha impuesto y la vida siguen en esos países sin que haya habido cambios políticos en ellos.

Además, el unilateralismo que impuso la administración Trump hizo que esas medidas de presión no se coordinasen con los tradicionales aliados europeos.

Sin embargo, Joe Biden ya ha anunciado que vuelve a la senda del multilateralismo, con un fuerte impulso a la defensa europea que volverá a pivotar sobre la OTAN.

Respaldo a Guaidó

La administración Biden va a seguir reconociendo a Juan Guaidó como interlocutor político con Venezuela, a pesar de que la Asamblea de Venezuela, después de un «pucherazo» electoral, ha cambiado de signo político.

Para Biden el presidente venezolano, Nicolás Maduro, siguen siendo un dictador y un liberticida, aunque Trump, acusando de «socialista» al candidato Demócrata, le privó de los votos de la minoría latina más conservadora.

El rechazo a Nicolás Maduro es transversal, y afecta tanto a la base electoral Demócrata como a la Republicana, por lo que mantener la presión sobre el Régimen Bolivariano le puede seguir proporcionando réditos electorales.

Bajar la presión sobre Cuba

A pesar de que las líneas generales de la política sobre la isla se mantendrán, la administración Biden si está dispuesto a realizar algunos cambios.

El primero de ellos tiene que ver con sacar a la isla que gobernase Fidel Castro del listado de naciones que patrocinan el terrorismo.

Pertenecer a esa lista, en el que se encuentran Siria, Corea del Norte e Irán, implicaba sanciones tanto a empresas como a personas.

Pero no solo a empresas y personas cubanas, sino a empresas y personas, de cualquier nacionalidad que mantuviesen relaciones económicas con Cuba.

En el caso de la Unión Europea y España esperan que Biden deje sin efecto el título tercero de Ley Helms-Burton, que permite a norteamericanos que fueron expropiados por Cuba demandar a empresas internacionales que hubiesen comprado sus bienes.

Otras prioridades

A pesar de todas esas cuestiones, la administración Biden tiene como prioridades la lucha contra la pandemia y la recuperación económica.

También es prioridad inaugurar una nueva era de multilateralismo, ya que nunca, a lo largo de sus más de 200 años, nunca le ha ido mejor a Estados Unidos cuando tuvo una fuerte relación transatlántica.

Otro de los ejes de la política norteamericana será la defensa de los derechos humanos, tanto dentro de las fronteras norteamericanas como fuera de estas.

Para plasmar esas políticas Biden va a contar con profesionales que ya prestaron sus servicios en la administración de Barack Obama, caso de Anthony Blinken.

Blinken fue también miembro del gobierno de Bill Clinton, de manera que se trata de un funcionario «empapado» de lo que significa ejecutar las políticas del Partido Demócrata, lo más cercano que existe al centro izquierda en Estados Unidos.

Otra óptica migratoria

Centrada sobre todo de las incesantes olas de migrantes que llegan desde Centroamérica, y para paliar esos motivos económicos que obligan a emigrar, la administración Biden va a invertir 4.000 millones de dólares.

Del mismo modo, también se busca humanizar la recepción de los migrantes, aunque estos estén detenidos, por lo que no se volverán a vivir vejaciones y separaciones entre los padres y sus hijos.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Anthony Letmon / Natalie Maynor / Matt Johnson / The U.S. Army / Bundesministerium für europäische und internationale Angelegenheiten / Senado Federal / Ninian Reid / The National Guard / Jorge Gobbi

Lula queda libre

En una sentencia sin precedentes, el juez del Tribunal Supremo Brasileño Edson Fachin ha fallado que el tribunal que juzgó a Lula da Silva por cuatro casos de corrupción no era competente, por lo que ha excarcelado al líder del Partido de los Trabajadores

Un juez brasileño ha admitido el recurso presentado por los abogados de Lula da Silva y el político ha sido exonerado de cuatro causas judiciales por lo que ha quedado libre.

En otra derivada del caso, al haber anulado dos de los juicios que le impedían concurrir a las elecciones, Lula da Silva puede ahora presentarse a las elecciones presidenciales y plantar cara ante Jair Bolsonaro.

Libre

Ha sido Edson Fachin, juez del Tribunal Supremo, el que ha dictado que Lula da Silva no ha tenido acceso a la tutela judicial efectiva por lo que el jurado que juzgó a Lula no era imparcial.

Por ello quedan anulados los cuatro juicios a los que ha sido sometido el político por lo que recupera sus derechos políticos y podrá volverse a presentar a las elecciones presidenciales por el Partido de los Trabajadores.

Lula, que ya tiene 75 años, podrá presentarse, si así lo desea, a las elecciones presidenciales que se celebrarán en el año 2022.

Cuatro juicios anulados con elecciones a la vista

Los procesos judiciales que han sido anulados son el proceso contra Lula por un departamento de adquisición poco clara, una finca ubicada en Atibaia, y dos juicios por el Instituto Lula.

Con este entreacto judicial, con el que sea el pistoletazo de salida para la campaña electoral de las elecciones que se celebrarán en el 2022.

Tal como ha declarado Lula, lleva la política en su ADN por lo que no sería descabellado pensar que podría presentase a las próximas elecciones que diriman quién será el próximo presidente de Brasil.

Las condenas a Lula da Silva sorprendieron porque hasta el caso Lava Jato, un macrosumario que investigó las coimas que la constructora brasileña Odebrecht pagó por recibir obra pública, la justicia carioca siempre había sido muy garantista.

Reacciones ante la condena

Los abogados de Lula da Silva no han tardado, vía Twitter, en comentar las sentencia, destacando que el fallo judicial pone en entredicho la justicia federal de Curitiba.

Por otro lado, han valorado la sentencia como idéntica al planteamiento legal que había hecho para lograr la excarcelación del mandatario brasileño.

Desde el Partido de los Trabajadores (PT), del que Lula fue uno de los fundadores, no se despeja la incógnita si Lula volverá a ser su candidato.

La máxima responsable del PT, Gleissi Hoffman, también vía Twitter, no echo las campañas al vuelo y estimó que todavía era necesario, antes de pronunciarse, un análisis jurídico de la decisión del juez Fachin.

Opinión pública

El mandatario brasileño no ha tardado en bajar a la arena pública para acusar al juez Edson Fachin poco menos que de connivencia con el PT, considerando que el pueblo brasileño no quiere que se vuelva a presentar.

Mientras tanto, el presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, ha dudado de la legitimidad de la decisión de juez de excarcelar a Lula, considerando como no competente el fallo judicial.

No entra al fondo de los asuntos

Edson Fachin, en su sentencia no entra a valorar si las cuatro decisiones judiciales se ajustan a derecho y lo único que hace es considerar que el juzgado federal de Curitiba no tenía jurisdicción para encausar a Lula.

Tampoco debía de haber sido el juez Sergio Moro el que juzgase los hechos, sino que tenía que haber sido la judicatura federal de Brasilia la competente en los cuatro casos.

Por ello, la reciente sentencia judicial, lleva a la casilla cero los cuatro procesos judiciales, que tendrán que volver a ser instruidos desde el principio.

Consecuencia hasta en la Bolsa de Valores

Nada más conocerse la sentencia el dólar se apreció y la Bolsa cayó con fuerza, se supone que ante la previsión de que el PT vuelva a gobernar a partir del 2022.

La situación no ayuda para alegrías económicas, con la pandemia de SARS-CoV-2 campando por sus respetos y el sistema sanitario desbordado.

La economía brasileña no va bien, y eso podría ser el detonante de que Jair Bolsonaro no sea reelegido y que Lula pueda acariciar la idea de volver a ser presidente de Brasil.

Lula se recrea en los medios

Da Silva ha aprovechado su recién recobrada libertad para compartir con los medios sus reflexiones sobre la sentencia absolutoria y el estado general del país.

Con una acerada crítica a los problemas judiciales que tienen varios hijos de Bolsonaro, también ha aprovechado para embestir contra el juez Sergio Moro.

Lula da Silva ha calificado como no imparcial su encausamiento en los procesos que instruyó Moro, acusando de lo mismo a la fiscalía y a la Policía Federal.

El que fuera sindicalista ha llegado a acusar a estructuras del estado de urdir un compló para evitar que se volviera a presentar a las elecciones presidenciales, en las cuales tenía muchas posibilidades de volver a ser investido.

Siguiendo la estela de Joe Biden

En la rueda de prensa que Lula da Silva dio nada más ser excarcelado, e inquirido sobre la posibilidad de volverse a presentar a las elecciones del 2022, Lula no ha dado un no por respuesta.

De hecho, ha citado a Joe Biden, que con 77 años ejerce la máxima magistratura de los Estados Unidos de América, mostrando todavía vigor para ello.

Lula da Silva ha dejado la puerta abierta para presentarse si así lo decide la constelación de partidos de izquierda que existe en Brasil.

Una situación política difícil

Derivado de la mala gestión de la pandemia de SARS-CoV-2 que asola Brasil, los políticos, por su inoperancia, se están teniendo que en enfrentar a la desafección de la política de amplias capas de la población.

Pero puede ser precisamente por ahí, un gobierno de Jair Bolsonaro que no sabe por «dónde le da el aire», por donde podría colarse Lula da Silva y el Partido de los Trabajadores para volver a ocupar el Palacio de Planalto.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – DIE LINKE / BCN Chile / Ray Allen / Gustavo Basso / Florian Plag / Woody Hibbard / Luis Villa del Campo / Alexander Bonilla / Matt Johnson

Y pueden ser más

Nuevas amenazas de asalto se ciernen sobre el Capitolio, lo que ha hecho que se extremen las medidas de seguridad por parte de la policía del Capitolio y la Guardia Nacional que lo protege, mientras los legisladores piden que los soldados se queden hasta mayo

Los servicios de inteligencia norteamericanos han detectado, también en redes sociales, un intento de organización de una nueva «toma» del Capitolio por grupúsculos de extrema derecha, los mismos que protagonizaron la turbamulta del pasado 6 de enero.

Debido a ello, se ha decidido suspender la sesión que el Senado tenía prevista para hoy, después de que desde los órganos de expresión del movimiento «conspiparanoico» QAnon, se fantasee con el regreso de Donald Trump.

El Senado suspende la sesión de hoy

Los informes de inteligencia, a los cuales los legisladores dan verosimilitud, han llevado a que la cámara alta suspenda la sesión de hoy.

Al mismo tiempo, la policía del Capitolio ha entrado en estado de alerta y ha reforzado sus efectivos, además de crear un dispositivo disuasorio en caso de que masas enfervorecidas rodeen el Capitolio.

Una distopía difícil de cumplir

El movimiento radical QAnon, de la cual en el Congreso hay al menos una representante, tuvo su «bautismo de fuego» con Ashli Babbit, una veterana de la USAF que resultó muerta por un disparo en la «toma» del Capitolio el 6 de mayo.

Los partidarios de Donald Trump fantaseaban con que el poder judicial les diera la victoria y el constructor fuese investido como presidente el 20 de enero, cosa que no sucedió, siendo nombrado cuadragésimo sexto presidente Joe Biden.

La ultraderecha se cuartea

Muchos partidarios de Donald Trump, una vez que este ha perdido la presidencia de Estados Unidos, llevan tiempo intentando volver a «tender puentes» con familiares y amigos, a los que habían abandonado en la lucha partidista.

Sin embargo, los fanáticos de Trump, agrupado entorno al movimiento QAnon «siguen en sus trece», y aunque la realidad es tozuda, siguen retorciendo esa realidad para amoldarla a sus teorías «conspiparanoicas».

Algunos de ellos han llegado a creer que Trump y Biden cogobiernan el país y que pasado 4 de marzo, Trump iba a volver a ser investido como presidente del país más poderoso del mundo, con permiso de China.

Nueva amenaza

Los informes de inteligencia, que la policía del Capitolio y la Guardia Nacional han creído «a pies juntillas», indicaban que hoy jueves se podría producir un nuevo intento de «toma» del Capitolio.

Por ello, el Senado ha suspendido la sesión de hoy, no así el Congreso que ha seguido con su actividad normal, a pesar del peligro de que el movimiento de milicias volviese a provocar disturbios.

Las fuerzas de seguridad de los órganos legislativos, después de haber sido «pillados con el pie cambiado» el pasado 6 de enero, no han escatimado recursos y han reforzado el perímetro del Capitolio.

Por ejemplo, la policía del Capitolio ha pedido a otras fuerzas policiales que operan en las inmediaciones, como la policía de Washington, que aporten efectivos, si fueran necesarios, en caso de un nuevo asalto.

En el caso de la Guardia Nacional, tiene desplegados en el Capitolio a 5.200 reservistas que se encargan de reforzar perimetralmente a la policía del Capitolio.

Hasta mayo

Los responsables de seguridad del Capitolio han pedido a la Guardia Nacional, a partir de los informes de inteligencia que manejan, que las fuerzas militares estén desplegadas por lo menos hasta mayo.

Algo en lo que abundan los legisladores demócratas, con la líder de la mayoría demócrata, Nancy Pelosi, a la cabeza, aunque la última palabra la tiene el Pentágono.

Un organismo, la Secretaria de Defensa, que está en el centro de la polémica, después de que un general de la Guardia Nacional la haya acusado de dejadez tras tardar más de tres horas, tras su petición el 6 de enero, de enviar efectivos militares.

Terrorismo nacional, sin ambages

Es como ha calificado el asalto al Capitolio el máximo representante del Buró Federal de Investigaciones – FBI en sus siglas en inglés – Chris Wray.

Con una amenaza yihadista en retirada, ahora las preocupaciones del organismo que vela por la seguridad interior de los Estados Unidos, se centran en la amenaza nacional, principalmente de milicias y de grupos de extrema derecha.

Tal como compartió con los congresistas y senadores, Wray informó de que sus agentes están investigando hasta 2.000 incidentes que caen dentro de lo que se puede calificar como terrorismo doméstico.

Cercados por las fuerzas de seguridad

Es la situación de los grupúsculos de extrema derecha que después del asalto al Capitolio están bajo la «lupa» de los organismos de seguridad estadounidenses.

Suspendidas sus cuentas en redes sociales, sobre todo Twitter y Facebook, escudriñados por los agentes del FBI y con más de 300 individuos detenidos por su participación en el asalto, su actividad ha disminuido desde enero.

Inclusive el FBI está pensando en infiltrar agentes dentro del movimiento alt – right para tener información de inteligencia más veraz y de primera mano.

Una fecha señalada

Que la extrema derecha haya elegido la fecha del 5 de marzo no es baladí, ya que históricamente, y desde la investidura de George Washington en 1879, era la fecha en que se producía el traspaso de poder.

La fecha ha tenido varios episodios negros: el primero de ellos se produjo tras la investidura de Abraham Lincoln, momento en el cual los estados del Sur ejecutan la secesión que daría lugar a una guerra civil.

Un gobernante no legítimo según QAnon

En el imaginario de este grupúsculo de extrema derecha se considera que detrás de Joe Biden hay una conspiración formada por judíos y una red pedófila, además de otras «lindezas» que publican en redes sociales.

Para QAnon, los gobiernos a partir del presidido por Ulyses Grant son ilegítimos, así como las enmiendas constitucionales proclamadas después del año 1871.

El gobierno, que para QAnon ha gobernado ininterrumpidamente desde esa fecha, sería una corporación que obedece solo a sus propios intereses, y no a los del pueblo norteamericano.

El movimiento liderado por Q, del que no se conoce a ciencia cierta quién es, consideraba que el 4 de marzo del 2021 Donald Trump debería ser investido como decimonoveno presidente de Estados Unidos.

Fuente – EL PAÍS / QAnon en Wikipedia

Imagen – Leandro Neumann Ciuffo / Katexic Clippings Newsletter / Anthony Quintano / Mike Licht / The National Guard / André Gustavo Stumpf / Rick Obst / Anthony Crider

Alerta de terrorismo nacional en Estados Unidos

El FBI es de la opinión de que la más grande amenaza terrorista en estos momentos procede de actores nacionales, y muestra de ello la efervescencia que viven las milicias de extrema derecha como los Oath Keepers, en unos momentos en los que ya nadie duda que el asalto a Capitolio fue orquestado al dedillo

El director del FBI, Chris Wray, en una reciente comparecencia en el Congreso de los Estados Unidos ha advertido que la amenaza terrorista más peligrosa para el país puede producirse en territorio norteamericano.

Del mismo modo, ha calificado como organizado el asalto al Capitolio, y también ha comunicado que su departamento está investigando 2.000 amenazas para la seguridad que proviene de territorio norteamericano.

Terrorismo interno

Es la advertencia que ha realizado el máximo responsable del Buró Federal de Investigaciones – FBI en sus siglas en inglés – en el Congreso.

Según Wray, sus agentes le siguen la pista a más de 2.000 incidentes que podrían ser calificados de terrorismo y que provienen de territorio norteamericano.

No ha tenido pábulo en calificar como «terrorismo nacional» el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero, negando también que el asalto fuera organizado por activistas de extrema izquierda.

El FBI ha aumentado significativamente las investigaciones y las detenciones en lo que respecta a «terrorismo nacional».

El FBI lo sabía

Apuntando directamente a la gestión de la seguridad que ha hecho la administración de Donald Trump, Wray ha informado que existía un informe de inteligencia en el cual se hablaba de un posible asalto al Capitolio.

Sin embargo, y todavía no se sabe el porqué, los responsables de la policía del Capitolio, que también han comparecido ante un comité del Congreso, afirmaron que ese informe nunca llegó a sus manos.

Sin embargo, Wray ha declarado que se hizo llegar la información sobre un posible ataque violento al Capitolio a los mandos policiales hasta por tres vías diferentes.

Ataques coordinados

El director del FBI ha querido dejar claro ante el comité del Congreso, que los actos de violencia que están llevando a cabo milicias de extrema derecha, están coordinados.

El asalto al Capitolio el pasado 6 de enero, también habría sido coordinado por grupos como los Proud Boys, y se incardinaría en una estrategia más global de «calentar la calle» para conseguir que la legislatura de Joe Biden fuera todo menos tranquila.

A pesar de que en las imágenes de televisión se percibe como una masa desorganizada «toma» el Capitolio las agencias de inteligencia afirman, sin ningún género de dudas, que se trató de una acción coordinada.

Guerra civil

Es con lo que ha amenazado una de las milicias de extrema derecha, bautizada como Oath Keepers, que sigue manteniendo que Joe Biden ha llegado al poder producto de un «pucherazo».

Quién ha acuñado el término ha sido el líder de los Oath Keepers, Stewart Rhodes, que ha dirigido una carta abierta a Donald Trump.

En la misiva asegura que su milicia está dispuesta a librar una sangrienta guerra civil para que el pueblo norteamericano recupere su libertad.

Rhodes exigía en la carta que Donald Trump invoque la Ley de Insurrección, ocupase los sistemas electorales de los Estados con fuerzas especiales y que desplegara por todo territorio norteamericano a la Guardia Nacional.

Además, los Oath Keepers y otras milicias se ofrecían a participar en la ocupación militar del territorio y emprender una ofensiva contra lo que él denomina «enemigos domésticos».

Internet como caja de resonancia

El sitio web de Oath Keepers fue uno de los «altavoces» que llamó a los partidarios de Donald Trump a manifestarse ante el Capitolio el 6 enero, una manifestación que devino en disturbios y la «toma» del Congreso.

El propio Stewart Rhodes caldeó el ambiente en los días previos llamando a todos los «patriotas» a manifestar su malestar en la explanada de Washington en la que se encuentran los órganos legislativos de Estados Unidos.

Un viejo conocido

Rhodes ya estaba activo en ambientes de extrema derecha antes de funda la milicia de extrema derecha de los Oath Keepers.

Cursando estudios en la Universidad de Yale en 2009, presentó un «panfleto» como trabajo para una asignatura de derechos en el cual calificaba como inconstitucional la deriva totalitaria del gobierno.

El discurso incendiario que le caracteriza no ha hecho sino extremarse desde ese año, llegando incluso, para tener más influencia política, a fundar la milicia Oath Keepers.

«Análisis forense» del asalto al Capitolio

Ha sido el pasado martes cuando el Congreso de los Estados Unidos ha inaugurado la comisión que escudriñará como fue posible que una turba invadiese el Capitolio y la existencia de una «brecha» de seguridad que lo permitiese.

En la sesión comparecieron los tres mandos que estaban a cargo de la seguridad del Capitolio el pasado 6 de enero, momento en el cual una muchedumbre invadió los órganos legislativos.

Los funcionarios, que se han visto obligados a dimitir, informaron al comité que no tuvieron acceso a ningún informe de inteligencia que advirtiese que el Capitolio fuera a ser «tomado» en turbamulta.

Steven Sund, exjefe de la policía del Capitolio achacó la falta de medidas para abortar el asalto a que los órganos de inteligencia no estuvieron atentos a un ataque que se coordinó por extremistas de varios Estados.

Un informe del FBI

El informe en cuestión, elaborado por la oficina local del FBI de Norfolk, Estado de Virginia, advertía, un día antes del asalto, que un grupo extremista pretendía tomar por asalto el Congreso.

Aunque es cierto que el informe de inteligencia llegó a la policía del Congreso, ese nunca llego a la cúpula de seguridad del órgano legislativo; tampoco al Senado.

El principal error del informe, además que no llegó a quien debía es que llegó tarde, a las 19:00 hora del día 5 de diciembre, según ha declarado Robert Contee, jefe de Policía Metropolitana de Washington.

Por otro lado, ya nadie duda de que el asalto fue premeditado y había una ingente organización detrás, ya que inclusive se llegaron a utilizar, por parte de los manifestantes, gases lacrimógenos de origen militar.

Fuente – EL PAÍS / europa press / Público

Imagen – Mr. THK / Anthony Crider / Federal Bureau of Investigations / Official U.S. Navy Page / Looping Reel Gaming / BREITBART / The National Guard / Jürgen

Crímenes contra la humanidad: tan lejos y tan cerca

En The Ravine, la historiadora norteamericana Wendy Lower vuelca una década de investigaciones sobre una fotografía icónica de lo que fue el Holocausto en los países del este de Europa; la lectura de libro muestra que los pogromos no los inventaron los nazis, sino que tenían una tradición de siglos en el centro y el este de Europa

Probablemente el Holocausto, el pueblo judío lo llama Shoah, haya sido una de las más crueles vulneraciones de los derechos humanos, cuando el régimen nazi decidió, en lo que se denominó Solución Final, asesinar a seis millones de judíos europeos.

Ahora, la historiadora Wendy Lower se ha dedicado a analizar a una de las más icónicas fotografías que está documentada sobre el asesinato de varias personas delante de una fosa común.

Documentar todo el genocidio

Si algo no falta son documentos gráficos y documentación del genocidio, ya que eran los propios nazis los que guardaban como oro en paño, los asesinatos de hombres, mujeres y niños judíos.

Es más, el Ministerio de Propaganda, que dirigía el siniestro Joseph Goebbels el que utilizaba este tipo de imágenes para demostrar al Führer y al pueblo alemán lo eficientes que eran los grupos de tareas de las SS.

«Incrustados» en los einsatzgruppen había hasta 15.000 fotógrafos que a lo largo de genocidio «produjeron» hasta 3,5 millones de negativos.

El comienzo de la investigación de la historiadora se inició cuando un colega del Museo del Holocausto de Washington le enseñó una fotografía que se había encontrado en un archivo de Praga.

Asesinato en Ucrania

La fotografía, esta datada el 13 de octubre de 1943 en la localidad ucraniana de Miropol, que después de una guerra próxima en el tiempo, donde participaron los «hombres de verde» del Kremlin, toda la península fue anexionada a Rusia.

En la imagen, que no podemos incluir en este artículo porque está protegido por copyright, se ve a dos milicianos ucranios que asesinan a una mujer y lo que se adivina como sus dos hijos, mientras que dos soldados alemanes contemplan la escena.

La imagen, se presume que la composición ha sido elegida por el fotógrafo, se capta el momento exacto – se adivina el polvillo que deja la bala al ser percutida – en el cual uno de los milicianos dispara a la mujer.

Paradójicamente, el autor de la fotografía fue realizada por un soldado eslovaco, Lubomir Skrovina, que se «incrustó» entre las SS para documentar el holocausto y luego poner sus fotografías al servicio de los Aliados.

Una década de investigación

La investigadora que ha dedicado diez años de actividad profesional en desentrañar los entresijos de la fotografía no es otra que Wendy Lower, una historiadora que es la directora del Centro Mgrublian de Derechos Humanos de Claremont.

La autora de Las arpías de Hitler, ha recogido su investigación en el libro The Ravine, que podría traducirse como La fosa, que se acaba de publicar, en inglés, en la editorial Houghton Mifflin Harcourt.

La fotografía es uno más del archivo gráfico que documentó, para los nazis, el denominado Holocausto de las balas, que no fue otra cosa que el fusilamiento de entre 1,5 y 2 millones de judíos en territorio ruso y polaco.

Esos asesinatos masivos fueron el preludio del despliegue de la máquina de exterminio nazi, con sus campos de concentración, sus cámaras de gas y sus hornos crematorios.

Voluntarios

De la investigación de Wendy Lower se desprende que los victimarios, los paramilitares ucranios, se presentaron voluntarios para la «misión».

Lo que llama la atención es que los alemanes de uniforme que actúan como espectadores no son miembros de las SS, ni siquiera son soldados de la Wehrmacht, sino que son miembros del cuerpo de Guardias de Finanzas.

Con paciencia de hormiga, la investigadora norteamericana ha descubierto que en el asesinato participaron más soldados ucranios, ya que el más joven de los que perpetraron la ejecución extrajudicial no está en la foto.

También se ha descubierto que, fuera del alcance del objetivo de la cámara había más alemanes, se supone que «disfrutando» de la ejecución.

A pesar de la presencia alemana algo que llama la atención es que en el asesinato no participa ningún miembro del siniestro cuerpo paramilitar que lideraba Heinrich Himmler.

Uno de los detalles más siniestros es que los paramilitares que participaron en el asesinato es posible que conociesen a las víctimas e incluso conociesen sus nombres.

Parte de un pogromo

En ese sentido, en las razias que se organizaban contra los judíos en toda Europa, especialmente en los países del este de Europa, los alemanes «no inventaron la bombilla».

Bien es cierto que los nazis crearon la versión industrial para acabar con los judíos europeos, y nadie hasta ese momento, había creado en Alemania y los territorios ocupados una organización de campos de exterminio.

La investigación de los hechos que rodearon a la fotografía ha descubierto que fue parte de un pogromo en el que fueron asesinadas 450 millones de personas.

Como prólogo del asesinato masivo de los judíos de Miropol, se produjeron palizas, torturas, y hasta violaciones.

En la fotografía también se puede ver uno de los protocolos que se utilizaban en la actividad de los grupos de tareas: no se utilizaban balas para los niños, sino que se los lanzaba vivos a las fosas comunes para que muriesen asfixiados por aplastamiento de los cuerpos de los adultos.

Como en otros muchos casos, en la fotografía se ve como la mujer intenta proteger a los niños, cubriéndolos con su cuerpo.

La fotografía también documenta algo que se va abriendo paso en la concepción del Holocausto como una cosa europea: en la fotografía participan ucranios, el fotógrafo eslovaco y los alemanes.

Un tema que levanta «ronchas» en Polonia

Como se ha podido ver recientemente donde dos historiadores polacos han sido inculpados judicialmente por afirmar que fueron muchos los polacos que participaron de manera activa en el Holocausto.

Mientras que en países como Ucrania y Hungría las investigaciones sobre la participación de la población local en el Holocausto esta plenamente documentada, los historiadores polacos que pretenden hacer lo mismo son amenazados desde el poder.

El actual gobierno polaco, perteneciente al ultraconservador y ultracatólico partido político Ley y Justicia, PiS en sus siglas en polaco, está llevando a cabo una labor de «blanqueamiento» de la colaboración de amplias capas de la población polaca en la Shoah.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Guilhem Vellut / Andrew Milligan / Poetic Bent / Emmanuel Dyan / Julius Jääskeläinen / Fred Romero / Jorge Láscar

Una nueva ronda de sanciones a Rusia

Los ministros de exteriores de la UE acaban de decidir una nueva ronda de sanciones contra Rusia, siendo la detención de Alexéi Navalni la razón de las mismas, unas sanciones que van contra Rusia pero también contra jerarcas del gobierno de Vladimír Putin con nombres y apellidos

Una nueva ronda de sanciones europeas es lo que ha conseguido Vladimír Putin con el encarcelamiento de Alexéi Navalni y la represión de las protestas que se han generado.

Rusia tiene el extraño privilegio de inaugurar un nuevo reglamento de sanciones, sistematizado, que ha desarrollado el parlamento europeo.

Las sanciones también alcanzan a la Venezuela de Nicolás Maduro, un régimen que se está caracterizando por vulneraciones graves y sistemáticas de los derechos humanos.

Ampliación de sanciones

Es lo que han decidido, en una reunión, los ministros de exteriores de la Unión Europea, unas sanciones que se iniciaron, cabe recordar, en el año 2014 y que han ido in crescendo.

Por otro lado, la Unión Europea ha desarrollado un completo conjunto de medidas para contener la ofensiva expansionista en la que se ha «embarcado» la Rusia de Vladimír Putin y que pasa por tener la misma influencia internacional que tenía la URSS.

La virulencia de la relación con Rusia contrasta con una nueva sintonía con los Estados Unidos de Joe Biden, que ya ha declarado que volverá al multilateralismo, olvidando el aislacionismo por el que optó Donald Trump.

En esa nueva política exterior, el Secretario de Estado – equivalente a un ministro de exteriores – Anthony Blinken, participó durante dos horas, y de manera telemática, en la reunión de los ministros de exteriores de la UE.

Contenido de las nuevas sanciones

La relación con Rusia se va complicando por momentos, y ahora toca una nueva ronda de sanciones por el encarcelamiento de Alexéi Navalni.

Dentro de esas medidas se encuentran localizar, y sancionar en caso de que tengan intereses, normalmente económicos, dentro de la UE, a los altos cargos que hayan participado en el procesamiento y encarcelamiento de Navalni.

Además, el rumbo de colisión entre la Unión Europea y Rusia se ha acrecentado después de la rueda de prensa que mantuvieron Borrell y el ministro de exteriores ruso Serguéi Lavrov, en donde el primero exigió la liberación de Navalni.

En su réplica, Lavrov citó que la misma situación que vivía Navalni la viven en España los políticos presos por el Procés, y el huido Carles Puigdemont.

Unidad de criterio

El reciente desplante el ministro de exteriores ruso ha hecho que los ministros de exteriores de la UE unifiquen sus criterios y que el parecer generalizado sea que hay que aumentar la intensidad de las sanciones a Rusia.

Hasta ahora en la Unión Europea coexistían dos sensibilidades: una de ella era que propugnaba la «mano dura» con el país que preside Vladimír Putin, y otra que es más contemporizadora.

En el grupo de los convencidos que la mejor política es no pasar una a Rusia se alinean países como Polonia y Hungría, con gobiernos poco amigos de la democracia liberal.

Por otro lado, se encuentra países que, por interés, prefieren contemporiza con Rusia y con su poco respeto por los derechos humanos, como es el caso de Francia y Alemania.

De cualquiera de las maneras, el sentimiento compartido por los 27, del que se ha hecho eco Josep Borrell, es que Rusia se está desplazando en una deriva autoritaria y que su democracia está en peligro.

Rusia colaborara poco

En opinión de Josep Borrell, y también de la UE, Rusia tiene una mayor tendencia a confrontar con la UE que en llegar a acuerdos con ella.

En cierto modo Putin, y ha sido una constante en él, pretende que Rusia recupere, en el «tablero» europeo e internacional, la influencia que tenía la extinta URSS, pulsión de ser una potencia que ya comenzó la Rusia de los zares.

No está por demás recordar que. las primeras sanciones que la UE impuso a Rusia fueron de tipo comercial, y fueron producto de la anexión de la península de Crimea al país que gobierna con «mano de hierro» Putin.

Esas sanciones también se hicieron extensivas a 180 jerarcas rusos y militares que tuvieron una participación directa en la disgregación de la península de Crimea de Ucrania, incluidos los líderes de Wagner, una empresa de contratistas de defensa.

Las nuevas sanciones que se imponen a Rusia son simbólicas más que prácticas, ya que la UE haya «congelado» los activos que guardan en Europa algunos altos cargos del gobierno ruso en poco disturban la política exterior rusa.

De hecho, el embajador de Rusia ante la Unión Europea ya ha escenificado que poco más o menos a Rusia le importa una higa la nueva ronda de sanciones, ya que en poco afectan a lo que verdaderamente es Rusia.

Pasteleo

La postura de sanciones duras contra Rusia no es homogénea entre todos los socios europeos, ya que hay países que tienen fuertes intereses, sobre todo económicos, con la Rusia de Vladimír Putin.

Es el caso de Alemania, que al menos públicamente contemporiza con Rusia, que pretende que la respuesta sea proporcional a los «movimientos» que haga en el país de las estepas.

Parece que el gradualismo es la medida que piensan adoptar de manera consensuada los países que conforman la Unión Europea, aunque algunos países, como Polonia y Hungría son favorables a la «mano dura».

Acusación individual

Es el nuevo tipo de sanciones que piensa imponer la UE, no colectivas o por país, como era hasta ahora, sino «personalizando» las sanciones a personas con nombres y apellidos.

En cierto modo, esta nueva forma de sancionar tiene una gran similitud a la norteamericana Ley Magnitski que permite sanciones individuales sin que por ello haya que sancionar al país donde se producen los hechos.

A partir del 2019, la UE ha llevado a cabo sanciones contra oficiales militares que participaron en la anexión de la península de Crimea a Rusia, y también sanciones «personales» contra altos mandos del ejército sirio.

Sanciones a Venezuela

En la misma reunión de los ministros de exteriores de la UE, se ha acordado aumentar las sanciones que la Unión Europea contra Venezuela y contra jerarcas del régimen de Nicolás Maduro.

Son ya 19 miembros del gobierno venezolano que tiene prohibido ingresar en territorio de la UE y que tiene «congelados» los activos financieros que tienen en territorio europeo.

Las nuevas sanciones provienen del hecho de la baja calidad democrática con unos resultados que no pueden sino calificarse como «pucherazo».

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Menno de Jong /Andrey Filippov / Terrazzo / EU2017EE / Cancillería Argentina / Bogomolov /

El GULAG del siglo XXI

La reciente condena de Alexéi Navalni por haber burlado su libertad de condicional, ha puesto el foco de la opinión pública en el sistema penal ruso, un sistema que en gran parte es heredero del GULAG soviético

Aunque ahora las llamen colonias penitenciarias y que ya no nos encontremos en la Unión Soviética, sino en Rusia, el sistema penitenciario del país que gobierna Vladimír Putin, sigue teniendo muchas concomitancias con el GULAG soviético.

El sistema penitenciario soviético ha vuelto a estar en el candelero después de la condena que ha recibido Alexéi Navalni, que, si la comunidad internacional no lo remedia, se pasará los próximos años en una colonia penitenciaria.

Establecimientos penitenciarios decimonónicos

Son los recuerdos que tienen Ruslán Vajapov, del tiempo que estuvo recluido en la colonia penitenciaria IK – 1, ubicado en la localidad rusa de Yaroslavl.

Según llego la administración penitenciara le proveyó de un colchón nuevo, almohada y ropa de cama, y pasó a compartir dos dependencias con otros 130 reclusos.

Allí encontró camas repletas de chinches, cuatro baños y cuatro lavabos a compartir con más de 100 personas y por supuesto, trabajo obligatorio.

Realmente, con la llegada de la democracia, en la que reina ese zar del siglo XXI que se apellida Putin, poco ha cambiado en las instituciones carcelarias de la época soviética.

Rodeados de concertinas, los presidios alojan a los condenados en grandes barracones de ladrillo, cuando no de madera, donde los reclusos están mezclados independientemente del delito que hayan cometido.

La separación de los presos en módulos dependiendo del tipo de delito que han cometido es algo que no existe en Rusia, y la clasificación de los reclusos en grados, que determinan el tipo de régimen penitenciario, es privativo de los países europeos.

Inclusive hay organizaciones de derechos humanos, Amnistía Internacional y otras muchas, que consideran que las condiciones en esas colonias penitenciarias son peores que las del antiguo GULAG soviético.

Alexéi Navalni, condenado por burlar su libertad condicional

Aunque todavía el tribunal no ha designado la colonia penitenciaria en la que será internado, ya ha sido condenado a una pena privativa de libertad de 42 meses, acusado de haber violado su libertad provisional.

En el 2014, el director de la ONG Anticorrupción, fue condenado a una pena de prisión de 4 años, una sentencia que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos calificó como “arbitraria e injusta”.

Navalni, hace pocos meses, fue intoxicado con el agente nervioso Novichok, un veneno desarrollado por la Unión Soviética; con la vida pendiente de un hilo, una ONG alemana le trasladado a ese país para salvarle la vida y revertir el envenenamiento.

Con su ONG, ese licenciado por la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, llevaba tiempo denunciando a la élite cleptocrática que sostiene en el poder a Vladimír Putin y a su partido, Rusia Unida.

Ahora se le condena por no haber acudido a juzgado de Moscú que gestionaba su libertad condicional, mientras estaba hospitalizado en Alemania luchando por su vida.

Le esperan más condenas

No es el único proceso judicial que tiene Navalni en lontananza, ya que acaba de ser condenado a una multa de 9.500 euros por haber difamado a un veterano de la II Guerra Mundial.

Por delante todavía le quedan meses de libertad condicional, y posteriormente un traslado a la colonia penitenciaria que le haya sido asignada.

Los trayectos, que han sido retratados por Amnistía Internacional, muchas veces se realizan con los presos estabulados como ganado, en vagones que carecen de las más mínimas condiciones higiénicas, y en trayectos que pueden durar meses.

Colonias penitenciarias en condiciones extremas

La mayor parte de los presidios en Rusia son colonias penitenciarias, existiendo más bien pocas cárceles en el sentido occidental del término.

El resto son colonias penitenciarias, en número de 670, y muchas de ellas están situadas en lugres donde la supervivencia es difícil, inclusive si no se está preso.

Una de esas colonias penitenciarias está en la región desplobada de Karelia, en la frontera con Finlandia, y en ese presidio pasó varios años el oligarca Mijaíl Jodorkovski que se pasó su condena cosiendo guantes.

Otra colonia penitenciaria famosa es la de Mordovia, en la costa de Mar Blanco, porque allí estuvo presa una de las líderes del grupo de activistas Pussy Riots, Nadia Tolokonnikova.

El caso se hizo viral en los medios occidentales, después de que las Pussy Riots organizasen una performance en la catedral de Moscú; Tolokonnikova fue condenada a una pena de dos años de prisión por vandalismo motivado por el odio religioso.

El país con más presos de toda Europa

Aunque no llega a los niveles de Estados Unidos o de Brasil, Rusia, con una población de 144 millones, cuenta con casi 500.000 de condenados a penas de privación de libertad.

La causa de tantos encarcelados proviene de que el sistema penal ruso no contempla la categoría de «delito menor», por lo que muchas veces las penas por nimiedades son desproporcionadas.

Por otro lado, la hipertrofia de las condenas hace que el sistema penitenciario ruso no esté preparado para absorber tanto preso: las celdas presentan hacinamiento, la higiene es escasa y la malnutrición una realidad.

Una ruleta de casino

Las condenas de los jueces rusos son severísimas y no es raro el caso en que ser detenido en una manifestación de la oposición puede aparejar más de 3 años de cárcel, la penosidad también depende de la suerte.

La principal variable que va a incidir en la soportabilidad de la privación de libertad va a depender de la distancia en que se encuentre la colonia penitenciaria de la familia y amigos.

Hay quien tiene suerte y el presidio se encuentra solo a pocas horas de coche de la ciudad de la que se es oriundo; en esos casos, poder ver a familia, pareja y amigos de continuo hace más llevadera la pena.

Y al contrario: el ser condenado a años de reclusión en una colonia penitenciaria a miles de kilómetros del núcleo familiar, y más si el presidio se encuentra en los confines esteparios del país, puede provocar incluso no sobrevivir a la condena.

Fuente – EL PAÍS / Alekséi Navalni en Wikipedia

Imagen – Bogomolov / Iruu / Rae Allen / Evgeniy Isaev / Ninara / Skarz / Zdenko Zivkovic