Al Qaeda, todavía queda

A pesar de que la muerte de Osama Ben Laden y la invasión de Afganistán en el 2001 dejó herida de muerte a Al Qaeda, en estos 20 años esa organización terrorista se ha reorganizado y optado por un sistema de franquicias para sus acciones terroristas. Paradójicamente el principal rival de Al Qaeda no es otro que el ISIS

Cuando Estados Unidos invadió Afganistán, además de deponer el régimen de los talibanes pretendió acabar con Al Qaeda de una vez por todas.

Cuando Estados Unidos hace enemigos los hace para siempre, y el país que presidía George W. Bush tomo como misión, proseguida por los presidentes posteriores, de acabar físicamente con Osama Ben Laden.

Eso se consiguió durante la presidencia de Barack Obama, cuando un comando SEAL, dirigido por la CIA, acabó con el millonario saudí y terrorista en una casa en Abbottabad, en Pakistán, en un distrito poblado por funcionarios y militares paquistaníes.

Una persecución que ahogó a Al Qaeda

Tras los atentados contra el Trade World Center y el Pentágono, todos los esfuerzos de espionaje y militares de los norteamericanos se orientaron a acabar con Al Qaeda, pagando el precio que fuese necesario.

Corría el año 2011, diez años después de los atentados que se saldaron con 3.000 víctimas, cuando la inteligencia norteamericana localizó a Osama Ben Laden en la localidad paquistaní de Abbotabbad.

Un comando de las fuerzas especiales de la marina norteamericana asaltó la casa en la cual residía, en un vecindario lleno de familias de funcionarios y militares paquistaníes, y Osama Ben Laden falleció durante el operativo.

En la casa donde falleció Ben Laden los SEAL recogieron una enorme cantidad de información y la conclusión de su análisis fue que Al Qaeda seguía, aunque con muchas dificultades, operando, llevando a cabo desde secuestros a atentados masivos.

En el radar de la CIA desde los años 90

Para cuando se producen los atentados contra el World Trade Center la CIA ya tenía a Al Qaeda bajo vigilancia.

Radicada la organización en Afganistán, después de que grupo terrorista tuviera que salir por piernas de Sudán, Osama Ben Laden, con la connivencia del gobierno talibán, había iniciado, por todo oriente, un proceso de proselitismo.

Lo que pretendía Al Qaeda era ser un banderín de enganche para todos los radicales islamistas susceptibles de convertirse en muyahidines y realizar la yihad – esto es, actos de terrorismo – contra occidente.

Sin embargo, aunque la invasión de Afganistán, después de los sangrientos atentados de los que ahora se cumple veinte años, afectó a la cúpula, que tuvo que huir del país que ahora gobierna Haibatulá Ajundzada, no afectó a su «marca».

Un Estado Mayor reconstruido

Tres de los más altos dirigentes – Abu Muhammad al Zayyat, Abu al Khayr y Saif al Adel – en manos de Irán fueron puestos en libertad en un canje de prisioneros en el cual los iraníes lograron la liberación de un diplomático iráni.

La liberación se produjo pocos meses antes de que Osama Ben Laden fuera «dado de baja» por el comando SEAL en Abbottabad y se creé que al menos dos de ellos participaron en la logística del atentado contra el World Trade Center.

Quizás el más peligroso de todos ellos, y que todavía se encuentra en paradero desconocido y sobre cuya cabeza pende una recompensa de 10 millones de dólares, es Saif al Adel, un ciudadano egipcio.

Con experiencia militar, fue oficial del ejército egipcio, participó en la yihad contra la invasión soviética, y antes de ser uno de los estrategas de Al Qaeda, se fogueó en la Yihad Islámica palestina.

Entre sus «hazañas» se encuentra los atentados del año 1998 contra las legaciones diplomáticas norteamericanas en Tanzania y en Kenia.

Solo en el primer atentado murieron 213 personas y se estima que los heridos llegaron a ser entre tres mil y cuatro mil personas.

Hay quien inclusive la involucra en el derribo de un helicóptero Black Hawk norteamericano en Somalia en el año 1993.

El rey ha muerto, viva el rey

Una vez que Osama Ben Laden fue puesto fuera de la circulación fue Saif al Adel el que pilotó la organización terrorista y tuvo como misión confirmar la lealtad de las organizaciones regionales a Al Qaeda.

Tras un periodo de reflexión la cúpula terrorista eligió como sucesor el septuagenario Ayman al Zawahiri, también de nacionalidad egipcia.

En estos momentos la información de inteligencia sobre Ayman al Zawahiri informa que o bien ha muerto o bien se encuentra muy enfermo por lo que habría delegado la dirección de esa multinacional del terror que aún sigue siendo Al Qaeda.

Un cambio de estrategia

Una pregunta que se hacen muchos analistas occidentales es si Al Qaeda todavía tiene capacidad operativa para organizar un atentado de las dimensiones del que ensombreció al mundo el 11 de septiembre del 2001.

La respuesta mayoritaria es que no, ya que el grupo terrorista que dirigiese Osama Ben Laden se ha especializado en realizar atentados por medio de las franquicias que tiene diseminas por el mundo musulmán.

Una de las franquicias más activas es AQMI, Al Qaeda en el Sahel, que tiene como objeto de sus atentados los soldados franceses que participan en la Operación Barkhane.

Terrorismo en el Sahel

No solo AQMI opera en los países africanos del Sahel, sino que otro de los tentáculos de la organización que crease Ben Laden es el JNIM que lidera el tuareg Iyad Ag Ghaly, enemigo declarado de Francia.

Entre las «virtudes» del JNIM se encuentran que muchos de sus terroristas son tuareg acostumbrados a vivir de manera itinerante entre las fronteras de Mali, Burkina Faso y Níger, lo cual los hace especialmente escurridizos.

Todavía con presencia en Afganistán

Además de la genial idea de las franquicias, lo que permite a Al Qaeda actuar de manera descentralizada, se estima que todavía tiene presencia en algo menos de la mitad de las provincias de Afganistán.

A eso hay que sumar que AQUIS, la franquicia del subcontinente indio tiene su retaguardia en las provincias afganas de Kandahar, Helmand y Nimruz, tres provincias que son limítrofes con Pakistán.

Además, en Siria, la única provincia que aún continúa rebelde al gobierno de Bachar El Asad, Idlib, se encuentra bajo el control de Hayat Tahrir al Sham, una corriente de Al Qaeda que surgió en Mesopotamia.

Paradójicamente el principal rival de Al Qaeda, hoy por hoy, es el ISIS, que lleva a cabo una guerra contra los discípulos de Ben Laden, algo que se ha escenificado en los atentados que se han producido en Kabul mientras las potencias occidentales daban la espantada.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – John Cunniff / Maghaarebia / Willy Fink Isaksen / The U.S. Army / Stan Man / Nikias De Bruyn / TM 1972 / Resolute Support Media

El día que cambió al mundo

El 11 de septiembre de 2001 se produjeron los atentados de Al Qaeda contra el World Trade Center, que marcó un antes y un después en la política exterior norteamericana y de muchos países occidentales, y que inició una Cruzada contra el terrorismo internacional, especialmente aquel de raíz islamista

Hace 20 años en Nueva York, un comando terrorista estrellaba dos aviones de pasajeros contra el World Trade Center, uno de los iconos de la pujanza de la potencia unipolar en el mundo.

Ese día, casi 3.000 personas fueron asesinadas por Al Qaeda, hasta es momento un grupo terrorista desconocido para el gran público, no así para las agencias de inteligencia de Estados Unidos que ya lo tenían en su radar.

El atentado precipitó la invasión de Afganistán, un país que 20 años después vuelve a ser gobernado por los talibanes, después de la «espantada» de Estados Unidos y las demás potencias occidentales.

Atentar contra un símbolo

Es lo que pretendía, y consiguió Al Qaeda, que más allá del hecho del número de víctimas, logró que los noticieros de todo el mundo tuviesen como cabecera del informativo el atentado contra las Torres Gemelas.

Con ello saltaba también a los medios de comunicación Al Qaeda, hasta ese momento un desconocido grupo terrorista liderado por un millonario saudí llamado Osama Ben Laden, que se escondía en el Afganistán de los talibanes.

Al mismo tiempo, el atentado impelió a la administración de George W. Bush a una guerra total contra el terrorismo yihadista en la que se llegaría a invadir Afganistán y deponer a los talibanes.

Se inició así una «caza al hombre» para detener a Osama Ben Laden que culminaría en el 2011 cuando un comando de los SEAL asaltaría su casa en Abbottabad, en Pakistán, donde el terrorista resultaría muerto.

Un reguero de cadáveres

Los atentados contra el World Trade Center, con una planificación secreta que no despertó las sospechas de los organismos de información occidentales, hizo correr la sangre como nunca antes en EE. UU.

El atentado fue perpetrado por 19 miembros de la organización terrorista de Ben Laden, 11 de los cuales eran de nacionalidad saudí, algunos de los cuales llegaron a tomar lecciones de vuelo en el propio EE. UU.

El operativo terrorista supuso secuestrar 4 aviones de pasajeros cuando ya habían despegado de los aeropuertos y dos de ellos fueron los que impactaron contra las Torres Gemelas.

Otro de los aviones se estampó contar el Pentágono en Washington y el último tenía como objetivo el Capitolio de los Estados Unidos, pero los heroicos pasajeros, sabiendo lo que había pasado en el World Trade Center, prefirieron perder la vida y estrellar el vuelo en una zona deshabitada de Pensilvania.

Pocas horas después Al Qaeda se hacía responsable de los atentados y Osama Ben Laden clamaba victoria desde Tora Bora, un territorio montañoso, en donde se encontraba la Guarida del León, un conjunto de cuevas donde vivía con algunos de sus secuaces.

Razones del ataque

Que Osama Ben Laden, recordemos que durante la invasión soviética de Afganistán uno de los freedom fighters de Ronald Reagan, y financiado por la CIA, atacase a Estados Unidos fue un suceso premeditado.

Al Qaeda ya había atentado contra intereses norteamericanos en concreto contra su legación diplomática en Kenia en el año 1998 y contra el destructor USS Cole en Yemen en el año 2000, pero nunca en territorio norteamericano.

Una de las razones de que Al Qaeda considerase a Estados Unidos como su enemigo tenía que ver con el hecho que después de la caída del Muro de Berlín y con América como potencia unipolar, era el único obstáculo para formar un Califato en los países musulmanes.

Un castillo de naipes

Los atentados contra las Torres Gemelas precipitaron que Estados Unidos declarase la guerra al terrorismo yihadista y precipitase la invasión de Afganistán, cosa que sus fuerzas armadas lograron en cuestión de semana.

Al mismo tiempo, la caída de Afganistán precipitó también la de Irak, bajo la premisa, que después se descubrió como falsa, de que el régimen de Sadam Hussein disponía de armas de destrucción masiva.

Si embargo, en aquellos años también se produce un hecho capital, la aparición del ISIS, un grupo terrorista que por su crueldad y por su porfía ha dejado a Al Qaeda como una congregación de hermanitas de la caridad.

Antes en oriente próximo

Pero los atentados contra el World Trade Center solo fueron la guinda del pastel, ya que donde verdaderamente llevaba a cabo operaciones terroristas y de desestabilización era en el Middle East.

Al Qaeda había intentado, antes de atentar en suelo norteamericano, derrocar al gobierno egipcio varias veces, y el propio Ben Laden casi logra deponer a la Casa de Saud de Reino de Arabia Saudí.

Pero, como ya hemos dicho anteriormente, Al Qaeda no era un desconocido para los servicios antiterroristas occidentales, después de que se pudiese adscribir la autoría de atentados llevados a cabo en los cinco continentes.

Cambios de calado

Otra derivada de los atentados del 11 de septiembre de 2001 fue que desbrozó un camino – atentar contra intereses occidentales allí donde se encuentren, que ha sido seguido por otros grupos terroristas.

El atentado contra el World Trade Center ha servido de inspiración para atentados como los de Bali en el 2002, Madrid en el 2004, Londres en el 2005 o Bombay en el 2008.

Los atentados en suelo norteamericano provocaron cambios de calado en el transporte aéreo, como la eliminación de los cubiertos de aleación metálica en las comidas que se daban en los vuelos.

En el caso concreto de EE. UU., las peticiones de visado por parte de ciudadanos de países musulmanes se miraron con lupa, y muchos de ellos, a la menor mácula, eran desestimados.

Por otro lado, tras descubrirse las cárceles secretas que la CIA creó por medio mundo, los derechos humanos resultaban anulados cuando entre medio había una investigación por terrorismo.

Al mismo tiempo, las autoridades antiterroristas y de inteligencia de los países occidentales se volvieron intocables, y las normas que servían para gobiernos y ciudadanos tendían, en el caso de esos servicios, a operar en una «zona gris».

Fuente – EL PAÍS / Osama Ben Laden en Wikipedia

Imagen – Jennifer Morrow / John Cunniff / Bradley Weber / Sherurcij / Draconian Rain / Richard Mortel / Phil Parsons /

Francia también se retira

Francia se dispone a reducir a la mitad los efectivos militares involucrados en la operación Barkhane, misión basada en la lucha contra el terrorismo yihadista en el Sahel, aunque nadie cree que abandone definitivamente la zona

Aunque en esta ocasión no hablamos de Afganistán, sino del Sahel africano, donde Francia lleva más de una década batallando contra el terrorismo islamista, donde muchos de los corpúsculos siguen la dirección del ISIS.

La retirada de tropas de la operación Barkhane, así se bautizó el operativo, coincide con una ofensiva yihadista que ha dejado ya 2.300 muertos solo en lo que va de año.

Todo previsto para la 2022

Fuentes del Elíseo estiman que para el próximo año 2022 los operativos de la operación Barkhane se habrán reducido en un 40%, en una operación que ha llegado a contar con 5.400 militares franceses.

De cualquiera de las maneras no se trata de un abandono a su suerte de los países de esa región de África azotada por el terrorismo yihadista, ya que Francia seguirá liderando esa lucha contra el terrorismo en la región.

Bien es cierto que uno de los miedos de Francia es que la retirada de militares franceses envalentone a las organizaciones terroristas y acabe provocando una ofensiva de esos grupos.

Actualmente la misión Barkhane opera en Malí, Burkina Faso y Níger, y cuenta con el consenso de todos esos países que prácticamente carecen de recursos para hacer frente al terrorismo yihadista.

Reducción a la mitad

A pesar de que todavía quedan algunos flecos, Francia tiene la intención de reducir su presencia militar a la mitad, pasando de los 5.000 soldados ahora desplegados a solo 2.500 efectivos.

Al mismo tiempo, también se va a dar una reducción de sus acuartelamientos, siendo uno de ellos el situado en Yamena, la capital del Chad.

A partir de ahora Francia solo va a dejar completamente operativas sus fuerzas especiales y las brigadas de información procediendo a una paulatina retirada del resto de sus fuerzas militares.

Causas de una retirada

Son de variado tipo, aunque la prioritaria es el cansancio de una misión que ya dura 8 años y que ha provocado la muerte de más de 50 militares franceses.

En esos casi 3.000 días, las fuerzas militares francesas no han logrado una victoria clara sobre una constelación de corpúsculos terroristas que operan en esa región de África, y que actúan de manera descentralizada.

El yihadismo, en estos ocho años, no ha hecho sino avanzar en la región, llegando en sus atentados terroristas a unas cotas de salvajismo como no se conocían, y con unas estructuras móviles que impiden una victoria decisiva sobre las mismas.

Además, con las elecciones presidenciales «a punto de nieve» la actual administración no se arriesga a seguir apoyando la operación Barkhane que tan mala prensa tiene entre la opinión pública en la metrópoli.

Por último, en la retirada también tiene mucho peso la inestabilidad que se ha instalado en la zona, donde se ha producido un golpe de estado en Mali, y también la muerte en acción militar del presidente chadiano Idris Déby.

Gira por el Sahel

Es en la que se ha embarcado el jefe del Estado Mayor del Ejército francés después de que en muchas cancillerías de países de la región se encendiesen todas las alarmas por el rumor de la retirada de los militares franceses.

Thierry Burkhard ha participado en reuniones al más alto nivel con los gobernantes de Chad, Níger y Mali, donde ha dejado claro que Francia mantendrá el compromiso de asistencia militar con los países de la región.

Burkhard ha informado a los mandatarios africanos que la retirada de la mitad de los efectivos de Barkhane se va a compensar con efectivos de la Fuerza Especial Takuba, que llevan desplegados en Mali desde el 2020.

Una fuerza que debe de crecer

A pesar de la voluntad europea con la Fuerza Especial Takuba, la realidad es que sus efectivos, en estos momentos, superan por poco los 700 militares.

Además, países como Alemania o España se han negado a enviar tropas que engrosen la fuerza, por lo que la Fuerza Especial Takuba se encuentra formada en estos momentos por soldados suecos, italianos, estonios y checos.

Por ello se hace necesario, a decir de muchos analistas en geopolítica, que o bien se dote con más efectivos a la misión Takuba o se cree otra fuerza que pueda sustituir a los efectivos franceses que se retiran de la operación Barkhane.

¿Es posible un nuevo escenario afgano?

Es la pregunta que se hacen muchos editorialistas franceses y de medios de medio mundo, aunque la mayor parte de ellos dan una negativa por respuesta.

Y el principal punto a favor de que nos se vaya a repetir la «espantada» de Afganistán se encuentra en que Francia no deja el Sahel, como han hecho sus pares norteamericanos en Afganistán.

De lo que se trata es de un redimensionamiento del número de efectivos que participan en la misión, del mismo modo que el tránsito desde la operación Serval a la actual Barkhane supuso una reducción del número de militares.

Al mismo tiempo, la amenaza talibán no se puede comparar con la que ejercen los yihadistas del Sahel: los talibanes ya estuvieron en el gobierno de Afganistán entre los años 1996 y 2001, algo que por el momento parece vedado a los terroristas del África Subsahariana.

Cambio de ciclo

Lo que sí se podrían ver beneficiados los terroristas del Sahel es con un cambio de ciclo que ha supuesto la conquista de Afganistán, nuevamente, por los talibanes.

Las potencias occidentales, entre ellas Francia, se aprestan a parlamentar con los talibanes, lo que podría inducir a que Francia hiciese lo mismo con lo corpúsculos terroristas en el Sahel, aunque por el momento la diplomacia francesa se ha cerrado en banda a esa posibilidad.

Unos ejércitos de pacotilla

Es lo que son las fuerzas armadas de la mayoría de los países del Sahel africano, que sin la asistencia militar francesa no podrían hacer frente a los grupos terroristas yihadistas que operan en sus territorios.

Además, no es solo el ejército francés el que da asistencia a los ejércitos de los países que conforman el Sahel, y cada uno de ellos tiene una cultura militar diferente que es la que traslada a sus pupilos.

La mayor parte de los ejércitos de la zona carecen de la cohesión necesaria y el espíritu de corps necesario para poder hacer frente de una manera unitaria a la amenaza terrorista que se produce en sus países.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – U.S. Army Southern Europe / Defence Images / Poppo / CELCOM / Óglaigh na hÉireann / Resolute Support Media /

Más allá del paralelo 38

Unas nuevas maniobras conjuntas entre Corea del Sur y Estados Unidos han devuelto la disputa a la península surcoreana, con un Corea del Norte que informa que dichos actos en poco ayudan a la hora de establecer la concordia del régimen de Kim Jong-un y Estados Unidos y Corea del Sur

La frágil interlocución entre Corea del Sur y del Norte pende de un hilo después de las maniobras militares que Estados Unidos está desarrollando con Corea del Sur en las cercanías de la frontera común.

Desde el régimen norcoreano, la hermana del Amado Líder ha anunciado que los simulacros de guerra no hacen sino entorpecer el diálogo entre las dos Coreas.

Algo anunciado

El régimen norcoreano no se puede llamar a nuevas dado que tanto EE. UU. como Corea del Sur habían anunciado que iban a desarrollar maniobras militares conjuntas.

Las maniobras militares se están desarrollando desde el pasado martes y la respuesta de Corea del Norte ha venido de la hermana del Amado Líder, Kim Yo-jong, que ha alertado que las frágiles relaciones diplomáticas entre los dos países se podrían resentir.

Intentando reconducir la situación desde Corea del Sur se ha llamado insistentemente por la única línea telefónica que hay entre ambos países, sin que todavía el líder norcoreano se haya dignado devolver la llamada.

Kim Jong-un responde con un comunicado de prensa

De la mano de la agencia de prensa norcoreana, KCNA, el nieto de Kim Il-sung ha indicado ha acusado al gobierno del otro lado de «comportamiento pérfido», y que puede dañar las precarias vías de diálogo que están abiertas.

La comunicación entre los dos países se lleva a cabo con un mecanismo similar al Teléfono Rojo con el cual se comunicaban directamente los gobiernos norteamericanos y el de la extinta URSS.

Bien es cierto que ahora ese «teléfono rojo» es telemático, pero las funciones siguen siendo las mismas que tenía el anterior método analógico.  

En el comunicado de prensa el Amado Líder considera una equivocación por parte de Estados Unidos el organizar unas maniobras conjuntas cerca de territorio norcoreano, algo que podría interferir en las conversaciones sobre la fuerza nuclear norcoreana.

Bases norteamericanas

Tras la guerra de Corea, que terminó con un armisticio que separaba las dos Coreas por el paralelo 38, Estados Unidos ha mantenido varias bases militares en Corea del Sur.

En estos momentos hay desplegados en la península de Corea 28.500 soldados norteamericanos, por los cuales Estados Unidos cobra a Corea del Sur todos los años una cantidad que se acerca a los 873 millones de euros.

Las maniobras tienen como objeto evaluar la actuación ante una crisis inesperada de ambos ejércitos, así como la integración entre ambas fuerzas militares ante un ataque, de cualquier tipo, inclusive nuclear, por parte de Corea del Norte.

Entre el 16 y el 26 de agosto se desarrollarán también unos Juegos de Guerra pero que serán únicamente cibernéticos y pretenden determinar la fortaleza informática de los sistemas críticos de Corea del Sur.

Función defensiva

En una comparecencia de prensa, Ned Price, portavoz del Departamento de Estado (lo que sería Exteriores en España) ha indicado que la función de las maniobras conjuntas es meramente defensiva.

También ha querido dejar claro que nada más lejos de las intenciones de Estados Unidos que cometer ningún acto hostil contra Corea del Norte.

La rueda de prensa también le sirvió a Price para dejar claro que la Administración Biden apoya sin ambages el diálogo entre las dos Coreas y que coopera activamente con el gobierno que preside Moon Jae-in.

Las maniobras militares se tenían que haber llevado a cabo en el 2020, pero la pandemia de SARS-CoV-2 ha hecho que se retrasaran un año, y como las anteriores tienen como misión «ablandar» a Corea del Norte para que favorezca un mayor entendimiento entre las dos Coreas.

En anterior presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que nunca fue un avezado negociador ni tampoco diplomático logro que en 2019 las negociaciones nucleares con Corea del Norte naufragaran.

Orden de batalla en Ningxia

En esta región china, que es fronteriza con Xinjiang, un «punto caliente» para la seguridad interior china, hay programadas unas maniobras militares entre el ejército del país que gobierna Xi Jinping y Rusia.

Está previsto que en las maniobras participen hasta 10.000 soldados de ambos países, e involucran en Rusia en sus terceras maniobras militares en los últimos meses después de los ejercicios realizados con el ejército Tayiko y el Uzbeko.

Las otras guerras de Kim Jong-un

El frente cultural es otra de las batallas en la que está embarcado el régimen norcoreano, habida cuenta de la influencia que tiene en la sociedad norcoreana las series de televisión y la música, K-Pop, en su población.

Kim Jong-un ha llegado a calificar como «tumor maligno» la influencia cultural de Corea del Sur y ha puesto los medios para erradicarla, además de raíz, como se suele hacer todo en Corea del Norte.

Pero ese no es el único caballo de batalla, ya que como informaba The Daily NK, un diario de Corea del Sur, su gobierno hermano se había lanzado a la caza del cabello teñido, los piercings y algunas prendas de vestir como los vaqueros.

Estar en posesión de canciones de K-Pop, telefilmes surcoreanos o películas de aquel país se expone hasta a 15 años de cárcel, además en penales donde los reclusos trabajan en actividades muy penosas.

Por otra parte, los teléfonos móviles, dispositivos digitales, televisores y ordenadores tienen que ser registrados ante el gobierno que es el que los tiene que autorizar; no tener la autorización puede aparejar muchos años de cárcel.

Inclusive el gobierno norcoreano ha delegado en los miembros de las Liga de las Juventudes del Corea del Norte, que se conviertan en «policías de la moda», y persigan los peinados, atuendos y actitudes de origen surcoreano.

Todos esos comportamientos son calificados como comportamientos capitalistas y son perseguidos llegando inclusive el primer periódico de Corea del Norte a advertir que ese tipo de comportamientos son peores que alzar las armas contra el país.

Fuente – EL PAÍS / Corea del Norte en Wikipedia / Corea del Sur en Wikipedia / Internacional en EL PAÍS

Imagen – Michael Day / Expert Infrantry / Robert Sullivan / The U.S. Army / U.S. Department of Defense / Braxton / Fat

Barra libre, por su puesto sin alcohol

Las tropas talibanes avanzan conquistando una provincia tras otras sin que las tropas del gobierno afgano puedan hacer nada por evitarlo. Mientras tanto las tropas de EE. UU. y de la OTAN abandonan sus últimas posiciones en el país

Como ya pronosticaban muchos analistas, la evacuación de las últimas tropas norteamericanas de Afganistán ha devenido en una ofensiva integral por parten de los talibanes, que ya controlan seis importantes ciudades.

En casi todas las provincias que conforman Afganistán, salvo la capital Kabul, se reproducen los cruentos combates, sin que por ello las tropas de Estados Unidos y de la OTAN hayan dado marcha atrás en su plan de evacuación.

Los muertos se cuentan ya por decenas y algunos de los territorios fronterizos, como es la tierra de nadie entre Afganistán y Pakistán están sufriendo infiltraciones talibanes por lo que el país que gobierna Imran Khan ha decidió cerrar la frontera.

Como un castillo de naipes

Así es como están cayendo ciudad tras ciudad afgana en manos de los talibanes, habiendo tenido el dudoso honor la región de Kunduz de ser la primera que ha caído en manos de los muyahidines.

Además, la ofensiva talibán se está cobrando, sobre todo, víctimas entre la población civil, dado que las fuerzas armadas afganas no hacen sino retroceder.

Debido a la poca iniciativa del ejército afgano y el total repliegue de las fuerzas norteamericanas y de la OTAN, en solo una semana los talibanes se han cobrado seis capitales de provincia.

Quizás, desde un punto de vista estratégico, la mayor pérdida del gobierno afgano haya sido Kunduz, que siempre ha sido una localidad estratégica y así fue defendida con uñas y dientes por la coalición internacional.

Estados Unidos a piñón fijo

El revés militar que está sufriendo el gobierno afgano, hay analistas que afirman que es posible que en 6 meses los talibanes tomen Kabul, no ha hecho que la administración Biden varíe ni una coma de su plan de repliegue.

Tal como se establece en el mismo el ejército norteamericano y el de la OTAN a lo único que se comprometen a partir de ahora es a apoyar a las fuerzas armadas afganas con su logística y llevando a cabo bombardeos de las tropas y posiciones talibanes.

Estados Unidos lleva empantanado en el teatro de operaciones afgano veinte años y en ningún momento se ha dado la situación de que haya derrotado a las fuerzas talibanes, ya que hasta ahora de lo único que se podía hablar es de «tablas».

Tal como ha expresado la Casa Blanca, las fuerzas armadas afganas tienen la formación, los recursos y el equipamiento para hacer frente, y además con suficiencia, a las fuerzas talibanes.

Por su parte, la OTAN se ha expresado de un modo similar y ha informado que su repliegue sigue adelante.

Hace un mes que se inició el repliegue

Son 30 días los que las tropas de Estados Unidos y la OTAN comenzaron el repliegue inclusive de instalaciones que han sido icónicas de los esfuerzos bélicos occidentales, como la base aérea de Bagram.

Era desde esa base área desde donde salían los cazabombarderos y drones norteamericanos y del OTAN que bombardeaban las posiciones talibanes, una base que fue construida por los soviéticos en los años ochenta del pasado siglo.

Los cazabombarderos y drones ahora parte de otras bases aéreas norteamericanas en países circundantes y que son aliados de EE. UU. como es el caso de Qatar o Emiratos Árabes Unidos.

En breve los únicos soldados norteamericanos que seguirán en servicio en Afganistán serán los 650 militares que protegen el aeropuerto de Kabul y la embajada norteamericana en la capital del país asiático.

Objetivos seleccionados

Además, el apoyo aéreo de Estados Unidos también está tasado ya que los únicos objetivos a bombardear son las infraestructuras ofensivas talibanes, caso de su artillería pesada.

Para ello se está sirviendo de drones Reaper y cazabombarderos que tiene un radio de acción menor debido a qué, como ya hemos indicado, parten de bases aéreas que no se encuentran en Afganistán.

De ninguna de las maneras los bombardeos previstos por la OTAN y la fuerza área de EE. UU. van a tener como objetivo las tropas talibanes ni las localidades que han vuelto a conquistar ante el endeble ejército afgano.

Víctimas civiles

Es lo que más está provocando la nueva ofensiva talibán, donde ya han fallecido 27 niños y 136 han resultado heridos, algunos de ellos de gravedad.

Las organizaciones humanitarias que todavía siguen sobre el terreno se quejan de que ni el ejército afgano ni mucho menos los talibanes están respetando a la población civil.

Son los civiles los que se están llevando la peor parte de esta ofensiva talibán, una población civil que lleva décadas sufriendo los rigores de la guerra, con miles de desplazados internos, en las más de dos décadas que ya dura la guerra.

Una ofensiva anunciada

Los servicios de información militar tanto de EE. UU. como de la OTAN sabían a ciencia cierta que tras la retirada de las tropas los talibanes iniciarían una ofensiva por tierra, mar y aire.

También sabían que las endebles fuerzas armadas afganas iban a tener problemas para hacer frente a la ofensiva, pero nadie podía augurar una perdida de territorio tan importante en tan poco tiempo.

Pero ni la OTAN ni EE. UU. van a dar un paso atrás en su decisión de abandonar, después de dos décadas, Afganistán, entre otras cosas porque la única solución factible que ha encontrado es que sean los afganos los que resuelvan ellos mismos sus cuitas.

Represalia por las Torres Gemelas

El ejército norteamericano inició la invasión de Afganistán el 7 de octubre del 2001, después de que la autoría de los atentados de las Torres Gemelas se adjudicase a Al Qaeda.

La razón de la invasión fue que la CIA encontró que era en Afganistán donde se encontraba escondido Osama Ben Laden, el líder del grupo terrorista, y que fue «dado de baja» por un comando SEAL en el 2011.

Negociaciones de paz que no han llegado a buen puerto

Aunque la espantada de la OTAN y de EE. UU. ya había sido decida, las autoridades norteamericanas y afganas intentaron tender puentes con los talibanes para intentar llegar a algún tipo de acuerdo.

Pero los talibanes, seguramente intuyendo que el ejército afgano no le iba a aguantar ni tres asaltos, dejaron que las negociaciones encallasen, después de acusar al gobierno afgano y a su socio Estados Unidos de intransigencia.

China, uno de los países que quieren tener influencia en Afganistán y en el resto del continente asiático, maliciándose de que los talibanes finalmente tomarán Kabul, ya han iniciado conversaciones con ellos.

Fuente – EL PAÍS / Pakistán en Wikipedia

Imagen – Resolute Support Media / Bre Ramos / The U.S. Army / Lance Cheung / Ron Cogswell /

Embargo, pero menos

El nuevo campo de batalla entre Estados Unidos y Cuba se encuentra en internet: campañas de desinformación a uno y otro lado de Golfo de México , restricciones a la navegación en Cuba y  campañas de acoso en la red contra la disidencia cubana

La política de embargo contra Cuba, que se inició en el año 1962 producto de la crisis de los misiles, ha convertido a la isla en un erial donde falta de todo.

Pero esa política de dañar al Régimen cubano mediante la presión económica está complementada con hacer posible que medios ligados a la Casa Blanca que promuevan la disensión política en Cuba.

Una de las principales bazas que tiene el castrismo para evitar que medios ajenos a la isla puedan informar a los cubanos es el control que tiene de internet, que ante cualquier conato de disturbios «capa» el acceso a la red.

Permitir a los cubanos tener acceso a internet

Es la última maniobra de desestabilización que ha ingeniado Estaos Unidos, en país, Cuba, donde los medios están completamente dirigidos desde el poder y donde no existe prensa libre.

Sin embargo, los últimos disturbios en la que los cubanos exigen libertad han estado coordinados por las redes sociales, algo que no puede controlar el castrismo.

Al darse cuenta de que Facebook y Twitter estaban siendo utilizadas por la oposición para coordinar las revueltas, dichas plataformas rápidamente dejaron de estar accesibles desde el interior de Cuba.

El exilio cubano en Miami, una minoría que «mueve» muchos votos en Florida, por medio de senadores del Partido Republicano, como es el caso de Marco Rubio, ha instado a que Estados Unidos mejore la conectividad en la isla.

Ciencia ficción

En el caso del senador Marco Rubio ha recuperado una idea, aunque aplicada de modo local, de Elon Musk, que pretendía dar conectividad a amplias zonas del globo a partir de globos aerostáticos.

Sin embargo, voces muy cualificadas del espectro tecnológico, y no lo podían utilizar mejor la analogía, acusan a esas ideas de únicamente castillos en el aire, y que esa idea no es viable, al menos por el momento.

Algo más viable, y que la CIA ya intentó introducir en Cuba, es enviar a la isla equipos satelitales con los que ciertos opositores puedan acceder a internet y otro tipo de telecomunicaciones.

De hecho, uno cooperante de USAID, Alan Gross, fue juzgado y condenado en Cuba por introducir ese tipo de equipos, aunque como concesión a la administración Obama, fue liberado y pudo retornar a Estados Unidos.

ZunZuneo

Es una suerte de red social en la cual comenzaron a trabajar diversos contratistas de USAID, acrónimo en inglés de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional.

ZunZuneo quería convertirse, con un funcionamiento muy parecido a Twitter, en una red social para que los cubanos que viven en Cuba pudiesen utilizar libremente para relacionarse en internet, libre de las influencias del gobierno cubano.

Con la red social, y a partir de contenidos que tenían que ver con la televisión, música y cine, pretendía crear grupos que llegado el caso podían ser utilizados para desestabilizar el gobierno cubano.

Si hasta mucho tiempo el único problema que tenía el gobierno cubano era controlar el acceso a internet desde computadoras, a partir del 2018 la mayoría de los cubanos accedieron a dispositivos móviles, fundamentalmente smartphones.

A partir de ese momento, los cubanos comenzaron a utilizar Facebook y Twitter para quejarse de lo dura que era la vida en la isla, con un desabastecimiento de hasta lo más básico, por no hablar de la pandemia de SARS-CoV-2 que lleva más de un año asolando la isla.

Hecha la ley, hecha la trampa

Sin embargo, los cubanos, después de casi seis décadas de embargo, para eso como para otras muchas cosas, son expertos en «resolver».

Y una de esas maneras de «resolver» los problemas de conectividad a internet pasa por utilizar redes privadas virtuales, denominadas en sus siglas en inglés VPN.

Su funcionamiento es muy sencillo: una VPN puede «engañar» a la vigilancia que el gobierno cubano mantiene sobre internet, simulando que la dirección IP de un ordenador cubano proviene de un país extranjero.

De ese modo, los cubanos que pueden utilizar un VPN para navegar en internet pueden visitar sitios web censurados por el régimen cubano, conectarse a Facebook, Twitter o Instagram y hasta realizar pagos por PayPal.

Una de esas VPN, una de las más populares en la isla es VPN Psiphon, que es sufragado con el dinero de los contribuyentes norteamericanos y dirigida por una agencia federal estadounidense.

Y también con robots

Esta operativa, que ha sido utiliza profusamente por grupos opositores cubanos, es utilizada para, la mayor parte de las veces, difundir bulos sobre lo que sucede en Cuba.

La última de estas campañas amparada bajo el hashtag de #SOSCuba utilizaron miles de cuentas de Twitter, utilizando bots estuvieron retuiteando el contenido hasta cinco veces por segundo de manera automatizada.

Además, también de manera automatizada se replicaron miles de concentraciones de protesta dentro de Cuba para dar una imagen de que el gobierno de la isla estaba perdiendo el control de la situación.

Detrás de esta campaña que se podría calificar como desinformación se encontraba Atlas Network, una constelación de 500 organizaciones que recibe financiación de ExxonMobile y de los hermanos Koch.

Campañas financiadas por Atlas Network también las hemos podido ver en acción en las últimas elecciones celebradas en Perú y Ecuador, así como en el golpe cívico – militar que destituyó a Evo Morales en Bolivia.

Cuba contrataca

El régimen cubano no se ha quedado con los brazos cruzados ante las campañas que se han desatado en la red de redes contra el castrismo.

En la Operación Verdad, un programa secreto del gobierno cubano, secreto hasta que se hizo público, utilizó a estudiantes cubanos para atacar a críticos con el régimen, tanto dentro de Cuba como fuera de la isla.

Lo que piensan muchos expertos de internet, es que Cuba no se puede permitir seguir restringiendo el uso de la red de redes en Cuba, ya que tiene un coste empresarial y económico que el gobierno de Miguel Díaz – Canel no se puede permitir.

Fuente – el diario

Imagen – LHCU / Uncle Saiful / Star Wars España / David Nutti / PSIPHON / Movie Time / Presidencia El Salvador

Revisionismo indígena

A lo largo de toda América, tanto la del Norte como la del Sur, los movimientos indígenas han iniciado un proceso de revisionismo de la historia de sus países, reivindicando que se reconozca que fueron despojados de sus tierras e idiosincrasia por los europeos que llegaron a sus tierras, mientras tanto se sucede el derribo de la iconografía de los conquistadores

Es lo que se está produciendo en toda América, desde Alaska a Tierra de Fuego, por parte de las comunidades indígenas que habitaban América del Norte y del Sur antes de la llegada de los europeos.

La historia colonial, aquella qué únicamente escribieron los conquistadores, se somete a revisión generando un movimiento de protesta por los siglos de violencia, explotación y borrado cultural de los pueblos indígenas.

Iconoclasia

Por el momento, y sobre todo en Canadá y Estados Unidos, la actividad de las comunidades indígenas se está saldando con el derribo de una buena cantidad de estatuas de prohombres que fueron conspicuos esclavistas y conquistadores a sangre y fuego.

Lo que se está exigiendo en estos momentos es la asunción de responsabilidades por parte de los gobiernos tanto Norteamericanos como europeos.

Otras de las instituciones interpeladas están siendo las diversas iglesias que desde hace doscientos años pretendían catequizar, muchas veces de manera violenta, a los aborígenes que poblaban América, del Norte y del Sur.

Hospicios homicidas

Es el caso de Canadá, donde en unos hospicios la mayor parte de las veces tutelados por la iglesia, se arrancaban a los niños de sus comunidades para llevar a cabo una inmersión educativa y social en la cultura anglosajona.

El problema era que, además de que a veces a los empleados de los hospicios se «les iba la mano», muchas veces los hospicios no reunían las más mínimas condiciones de salubridad, lo que provocaba un goteo de muertes.

Y eso se sabe ahora, bien entrado ya el siglo XXI, cuando se han encontrado en muchos de esos hospicios fosas comunes con cientos de niños sepultados en las mismas.

Se estima que fueron hasta 150.000 niños los que fueron arrancadas de sus comunidades y sus familias para uniformizar a la población canadiense en los valores de los descendientes de los europeos.

Esas políticas se complementaron con la reducción de los territorios comunales de las comunidades indígenas, encerrándoles en exiguas reservas.

Allí los gobiernos canadienses bien se cuidaron en extender el alcoholismo y la drogadicción para acabar con el espíritu combativo de las comunidades indígenas.

Mientras tanto en América del Sur…

Teniendo como caldo de cultivo las recientes movilizaciones, en muchos países de Latinoamérica, por motivos sociales, las comunidades indígenas piden la revisión de la historia colonial del continente.

A pesar de que cada país es un mundo, en todos ellos las comunidades indígenas han sufrido las mismas penurias: marginación, explotación, falta de formación, pobreza y baja esperanza de vida.

Donde más fuerte ha Surgido las quejas indígenas ha sido en la minoría mapuche a los cuales, a lo largo de los siglos, los europeos llegados a Chile o sus descendientes, los criollos, les han sometido a todo tipo de sevicias.

La última es la expulsión de sus tierras comunales siempre que en ellas se encuentran cualquier materia prima que sea necesario para impulsar del desarrollo económico de países europeos o de los de América del Norte.

Ahora, los indígenas chilenos ven una gran oportunidad en participar en la gestación de la nueva constitución chilena que derogará la aprobada durante la dictadura de Pinochet.

La carta magna de la dictadura ni siquiera reconocía la existencia de la minoría mapuche y otros pueblos aborígenes, aunque constituyen el 12,8% de la población chilena.

Bolivia, el feminismo como fuerza de choque

En las estribaciones de Los Andes el feminismo, al menos el combativo, la ha tomado con una estatua de Cristóbal Colón que existe en La Paz, la capital del país.

Allí se organizan periódicamente marchas hasta la estatua del conquistador español, que luce llena de pintura que le lanzan las manifestantes.

El movimiento que organiza las manifestaciones es el Feminismo Comunitario Antipatriarcal de Bolivia, que acusa a Colón de haber iniciado el exterminio de los pueblos americanos precolombinos.

Acabar con los símbolos coloniales

Es otro de los movimientos que se están produciendo tanto en América del Note como en la del Sur, empezando por Canadá.

En el país que gobierna Justin Trudeau se han derribado estatuas tanto de personajes históricos ligados al esclavismo, como estatuas de la reina Isabel II, actual monarca del Reino Unido.

Algo parecido ha sucedido en países de América del Sur, caso de Chile, donde se han derribado muchas estatuas que recordaban a los conquistadores españoles de aquellas tierras.

Cuando las demandas sociales se mezclan con el anticolonialismo

Es el caso de Colombia, en donde unas protestas que en un principio se realizaban para reclamar al gobierno una mejor calidad de vida, se han acabado convirtiendo en unas movilizaciones en contra de los colonizadores.

Como en otros muchos países de la región, la furia de sus manifestantes la han pagado las estatuas de los colonizadores españoles, por representar el esclavismo y la opresión de los pueblos originarios colombianos.

Una de las estatuas derribadas fue la de Sebastián de Belalcázar, el fundador de la ciudad de Cali, y los que perpetraron el derribo fueron aborígenes de la nación Misak, uno de los pueblos originarios.

Algo parecido sucedió en Barranquilla, en el Atlántico colombiano, donde una turba de manifestantes derribó una estatua de Cristóbal Colón.

Para evitar males mayores, las autoridades de la ciudad retiraron otra efigie de Simón Bolívar, para evitar la posible vandalización de la efigie.

También en Argentina

Hace solo una generación, en Tucumán, los terratenientes tenían en una situación de semi esclavitud a la población indígena, y no era raro el secuestro de jóvenes indígenas para trabajar en las haciendas de los potentados.

Una vez allí las jóvenes eran despojadas de sus nombres indígenas y se les bautizaba con nombres criollos, se cambiaba su fecha de nacimiento por alguna fecha significativa para la iglesia católica.

Fue una generación de mujeres que fueron secuestradas, explotadas, y en muchos casos sufrieron abusos sexuales de todo tipo.

Mientras tanto el gobierno argentino ha corrido un tupido velo sobre esas situaciones de explotación que se produjeron hace solo una generación, inclusive en fechas tan cercanas como los años cincuenta del pasado siglo.

Reparación

Es lo que piden el revisionismo indígena para los pueblos originarios de América del Norte y del Sur.

También piden que se les rehabilite y tener acceso a una mejor calidad de vida, ya que la mayor parte de esos pueblos originarios viven en la pobreza, tienen poco acceso a la sanidad y la cultura y menor esperanza de vida.

Sin embargo, si de algo se pueden sentir orgullosos los pueblos indígenas que habitaban América antes de la llegada de los europeos es la resiliencia que han tenido todos estos siglos de ocupación.

A pesar de todas las sevicias a la que han sido sometidos, todavía, bien entrado el siglo XXI siguen en pie y reivindicando sus derechos y una reparación que parece que no llega.

Fuente – el diario

Imagen – Martin Thomas / Sasha India / Daniel Arrakis / Jeanne Menjoulet / Corrado Scropetta / Javier Ignacio Acuña Ditzel / Matthew Straubmuller / Beatrice Murch / Yuri Levchenko

¡Patria o vida!

Las protestas en cuba han cogido al régimen con el pie cambiado y han tenido un inusitado éxito entre amplias capas de la ciudadanía que exige, además de salir de la miseria, libertades políticas que, aunque los «barbudos» han dejado la primera línea política, no se está produciendo la añorada democratización

Los últimos conatos de desobediencia civil en Cuba han tenido rostro, sobre todo, de joven, de una juventud que prácticamente no tiene futuro y que exige oportunidades para desarrollar su proyecto vital.

Son centenares los cubanos que han sido detenidos y de los cuales se desconoce el lugar exacto en el que se encuentran encerrados, sin que las autoridades les den razón de donde se encuentran.

Frustración

Es lo que se desprende de la conversación con muchos jóvenes cubanos, una juventud que no está dispuesta a transigir con un régimen comunista que lleva más de medio siglo haciendo y deshaciendo en la isla.

A diferencia de sus padres y abuelos, para los que la Revolución supuso una mejora cualitativa y cuantitativa ya que pudieron acceder a sanidad, educación y empleos que lo eran de por vida.

Sin embargo, sus nietos y sus hijos lo único que han vivido son penurias, en parte debido a que el embargo norteamericano a la isla comenzó casi en el mismo momento en que los «barbudos» se hicieron con el poder en La Habana.

Mientras que para otras generaciones lo primero era ser un sujeto político, ahora los jóvenes lo que quieren es tener una buena calidad de vida, y el sujeto político queda muy detrás que otras prioridades.

Pero no solo los jóvenes, que tienen más acceso a internet que sus mayores, están frustrados, sino que amplias capas de la sociedad cubana también están hartas de un régimen que no soluciona sus problemas.

Movimiento intergeneracional

Es lo que se ha podido ver en las últimas manifestaciones en Cuba. Unos disturbios, duramente reprimidos por la policía, en las cuales cubanos y cubanas de cualquier condición y extracción socioeconómica pedían libertad.

Inclusive los manifestantes utilizaron como estandarte de sus protestas la máxima ¡Patria o vida!, con lo cual pretenden contestar a uno de los iconos lingüísticos de la Revolución, un invento del Che Guevara que decía ¡Patria o muerte!

Mientras existió la Unión Soviética se pudo mantener el decorado de cartón piedra que pretendía mostrar que la Revolución funcionaba, pero con la implosión de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, todo se fue al traste.

Otro de los hechos diferenciadores con respecto a otras protestas tiene que ver con el hecho de que parte de los manifestantes vienen desde dentro del sistema político cubano, es decir, algunos de ellos son incluso militantes del Partido Comunista Cubano.

Una población joven que no conoció la URSS

El elemento generacional es también importante, porque la juventud cubana es tal que dos de cada tres nacieron después de que cayera la URSS y lo que si conocen es lo que se denominó periodo especial.

En dicho periodo habiendo implosionado la URSS que financiaba al régimen de Fidel Castro, fue necesario hacer economías y aparecieron las restricciones y el desabastecimiento, lo que llevó a muchos cubanos a la penuria.

En los últimos 30 años lo que ha conocido la población de Cuba es la pobreza, la aparición de la desigualdad, proyectos vitales que no se pueden desarrollar y ver como la única de las salidas abandonar Cuba.

El embargo sigue ahí

Lo que no puede soslayar ningún cubano es que sobre la isla pesa un embargo de más de seis décadas por parte del gobierno norteamericano, que se inició a lo que se denominó crisis de los misiles.

Seguramente muchos se preguntan que hubiese sido de Cuba y de la Revolución sin dicho embargo, inevitable para un país como Estados Unidos que no podía permitir la existencia de un «paraíso socialista» a pocos cientos de kilómetros de sus costas.

Quizás si no existiese el embargo Cuba hubiese mutado en una democracia hace muchos años y su economía se habría abierto a otros sectores productivos y no se hubiese dedicado al monocultivo del turismo.

De dentro hacia afuera

Son muchos los cubanos que consideran que más que de una manera brusca, no se sabe bien si con una invasión o un golpe de estado, el régimen debe de evolucionar hacia una democracia.

De hecho, salvo por la falta de libertades y una economía en la UVI, son muchos los cubanos que suscriben los logros de la Revolución, como puedan ser un sistema educativo y sanitario que llega a toda la población.

También son muchos los cubanos que se muestran esperanzados con el hecho de que muerto Fidel y con su hermano Raúl casi un nonagenario, una primera línea de la política, como es Díaz – Canel, que no vivió la Revolución, permita más apertura política.

Los augures de la política cubana indican que las protestas, a medida que pasen los años, irán a más y la población participará en más manifestaciones, a menos que se logre superar las penurias económicas de la población.

Una emigración que no cesa

Y los jóvenes, de no mejorar sus perspectivas, seguirán viendo la huida de la Isla como la única manera de mejorar su situación, y teniendo en cuenta que normalmente suelen ser los más formados, médicos y otros tipos de profesionales, los que abandonan Cuba.

Y aunque las exigencias de mejora del nivel de vida son primordiales, la juventud, haciendo bueno aquel refrán que dice “no solo de pan vive el hombre” también exige más libertades y que el régimen evolucione hacia una democracia.

Al mismo tiempo, el grueso de la población cubana tiene esperanza de que en pocos años al menos se produzca una apertura que bien se podría inspirar en la Transición que vivimos en España en los estertores del régimen franquista.

Castroburguesía

Sin embargo, también existen sectores inmovilistas dentro de Cuba, que por lo general están íntimamente relacionados con la jerarquía del Partido Comunista Cubano.

Unas élites que tienen como su coto privado los pocos de actividad económica, como el turismo y los sectores industriales y comerciales, donde se vive y cobra en dólares.

Son una pequeña minoría que conoce mundo – cuando el común de los cubanos tiene prohibido abandonar la isla – que ha podido acceder a educación superior y que no sufre las penurias de la mayoría de la población.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – PTO / Ken Walton / Constanza Gajardo León / Robert Cutts / Official U.S. Navy Page / PRA / Óglaigh na hÉireann / Fil

Bandera de conveniencia

Vanuatu se ha convertido en tierra de promisión para fugados de la justicia de los cinco continentes, ya que por 130.000 dólares norteamericanos se puede acceder a la nacionalidad e inclusive cambiar de filiación, en una tierra con una legislación contable que favorece el blanqueo de capitales

El término proviene de la náutica y en menor medida de también del tráfico aéreo, y hace referencia a la posibilidad de adoptar una bandera y una nacionalidad a un buque por múltiples motivos: eludir tributación, poder acceder a determinados puertos y un largo etcétera.

Ahora la veda se ha abierto para poder comprar pasaportes de Vanuatu, que es un pequeño archipiélago que hay en el Pacífico. Con la venta el gobierno de ese país casi desconocido puede «hacer caja».

Alrededor de 2.000 personas han accedido a la nacionalidad entre 2020 y 2021 a resultas de lo cual pueden exhibir un pasaporte expedido por las autoridades de Vanuatu, siendo muchos de ellos prófugos de la justicia.

Muchas ventajas

Es lo que compran los que se han hecho con un pasaporte de ese archipiélago de islas que está en las proximidades de Nueva Caledonia.

Entre las ventajas se encuentra que con el pasaporte se puede visitar Estados Unidos y el Reino Unido sin necesidad de un visado.

Entre los avispados compradores hay por ejemplo empresarios pícaros, prófugos de la justicia y hasta un empresario italiano acusado de extorsionar al mismísimo Vaticano.

Programa de apoyo al desarrollo

Es la argucia legal que ha permitido a esas 2.000 personas adquirir la nacionalidad, y lo ha que ha provocado es que se haya llenado el país de prófugos de la justicia.

Gracias al DSP, sus siglas en inglés, encontramos a un empresario norcoreano perseguido por la justicia internacional, un miembro de una pandilla de moteros australiana y dos hermanos sudafricanos acusados de robar 3.600 millones de dólares en Bitcoins.

El DSP permite lograr la ciudadanía a cambio de 130.000 dólares norteamericanos, y el proceso se sustancia en un mes sin necesidad de que los aspirantes a vanuatuenses tengan que poner un pie en el archipiélago.

Unos dechados de virtudes

Además, Vanuatu es considerado como un paraíso fiscal, y con una legislación proclive a poder realizarse en las islas blanqueo de capitales.

Por no hablar de las ventajas de tener un pasaporte vanuatuense ya que permite entrar en 130 países sin necesidad de visado, incluidos el Reino Unido y los Estados Unidos de América.

Sin embargo, en poco tiempo se ha convertido en un exilio dorado para miembros del crimen organizado, que de esa manera abren la puerta a que sus organizaciones criminales puedan tener una «cabeza de playa» en el Pacífico.

Mucho dinero a cambio de «papeles»

Solo en el año 2020, Vanuatu ha concedido 2.200 pasaportes y convertido a sus poseedores en ciudadanos de esas tierras.

A cambio, el gobierno de Vanuatu ha logrado una inyección de capital que llega a los 116 millones de dólares, y se les han colado muchos delincuentes.

La liebre la ha levantado el rotativo británico The Guardian, que ha utilizado el portal de transparencia de Vanuatu para hacer un listado de los nuevos ciudadanos que se han incorporado a las islas en el 2020.

La investigación no ha sido fácil y ha habido que cruzar muchos datos, todos ellos de dominio público. Para la investigación se han recabado datos de expedientes judiciales, padrones electorales, certificados de defunción, y hasta la actividad en redes sociales.

China lidera el ranking

De la investigación se desprende que la mayoría de los pasaportes en el 2020 y 2021 se han concedido a personas de nacionalidad china, en un número de 1.200.

Pero también hay, entre los vanuatuenses de nuevo cuño, nacionales de Rusia, Nigeria, Líbano, Irán, Siria y hasta Afganistán.

De cualquiera de las maneras no es el único país que vende su nacionalidad al mejor postor, y la adquisición de la nacionalidad otorga mayor libertad de movimientos o la posibilidad de abrir cuentas corrientes en bancos del archipiélago, que es considerado como offshore, esto es, un paraíso fiscal.

Goloso para el crimen organizado

Quizás sea la derivada más inquietante, ya que la nacionalidad se puede utilizar para pertrecharse de una nueva identidad, permitiendo a grupos de crimen organizado tener presencia en el Pacífico.

Y máxime cuando los territorios del Pacífico se están convirtiendo en un punto a tener en cuenta en lo que se refiere a la distribución de drogas por el mundo.

Por otro lado, las leyes fiscales de Vanuatu le convierten un paraíso para el lavado de dinero de oscuras fuentes, como puede ser el narcotráfico o el tráfico de armas.

De hecho, con las leyes de archipiélago en la mano, es posible, una vez que se accede a la nacionalidad, cambiar de nombre y apellidos y convertirse en otra persona nueva, sin ningún tipo de antecedentes penales.

De facto lo que permite es tener un pasaporte con la nueva filiación, ya que para cambiar de nombre y apellidos solo hay que enviar una carta al ministerio de Exteriores de Vanuatu explicando los motivos del cambio.

Echar balones fuera

Las autoridades de Vanuatu niegan, por activa y por pasiva, que se estén convirtiendo en un paraíso para delincuentes de los cinco continentes.

Vanuatu se escuda en el hecho de que el país ha firmado un buen número de tratados internacionales que hacen que sea imposible que se convierta en un paraíso fiscal y tierra de promisión para delincuentes.

A pesar de ello, tanto al Unión Europea como la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) expresan su preocupación a lo que Vanuatu ha prometido mejorar los mecanismos de investigación de antecedentes policiales y penales.

Robos de altura

Entre los nuevos ciudadanos vanuatuenses nos encontramos con los hermanos Raees y Ameer Cajee, fundadores de la plataforma de inversión en criptomonedas Africrypt, acusados de haber robado 3.600 millones de dólares en criptomonedas a sus inversores.

También han adquirido el pasaporte de Vanuatu el banquero turco Hayyam Garipoglu, que fue encarcelado en su país por un desfalco millonario y que fue acusado de haber ayudado a la fuga de un sobrino suyo de 17 años acusado de asesinato.

Fuente – el diario / Vanuatu en Wikipedia

Imagen – Pilliph Capper / Paul / Guide Travel / Pictures of Money / Telf Search / Dave S. / Wesley Fester / Máximo Santana