El Reino Unido «se pone las pilas»

El gobierno británico ha decidido «coger el toro por los cuernos» y ha impuesto estrictas medidas para frenar la segunda oleada de SARS-CoV-2 que según advierten los científicos podría escalar en una curva exponencial que sería imparable y de unas consecuencias incalculables

Ante lo que parece una nueva ofensiva del virus SARS-CoV-2, tanto en Reino Unido como el resto de Europa, siendo España uno de los países más afectados, el gobierno británico ha preparado una serie de medidas para hacer frente a la nueva oleada de la pandemia.

En estas prevenciones, a buen seguro, tiene un peso importante que Boris Johnson haya sufrido la enfermedad y que tuviese que estar internado en la UCI y con respiración mecánica, lo que le ha hecho darse cuenta de lo letal que puede llegar a ser el virus.

Hasta seis meses

La previsión que hace el gobierno británico es que las medidas que se han puesto en marcha ahora podrían tener una duración de hasta seis meses.

El premier británico presentó las medidas que ha pergeñado su ejecutivo en los Comunes, y los diputados británicos conocieron que las medidas tomada implican un «toque de queda» para la hostelería, tanto pubs como restaurantes.

Además, se limita el número de personas que pueden estar reunidas, ya sean reuniones amicales o familiares, y se ha hecho un llamamiento generalizado a que todos aquellos que puedan teletrabajar, lo hagan.

Duras medidas

Que afectan tanto a los populosos pubs británicos, cafeterías y restaurantes, que estarán obligados a cerrar a las 22:00 horas.

Además, la policía podrá imponer multas de hasta 1000 libras a aquellos establecimientos de hostelería en los cuales no se respete la «distancia social» de dos metros entre personas, pudiendo llegar al arresto en determinadas circunstancias.

Johnson también ha advertido que las medidas podrían tener una vigencia de hasta seis meses, debido a que la pandemia ha llegado a un punto de inflexión que no ha dudado en calificar como peligroso.

Y eso que la cantidad de casos por cada cien mil habitantes es en las Islas Británicas de solo de 42, mientras que en España esa cifra es de 166 diarios por cada cien mil habitantes.

Actuar rápido

Es el consejo de los asesores científicos del 10 de Downing Street, que ha llamado a actuar de manera rápida y contundente ahora que la segunda ola de la pandemia es todavía «manejable».

Sin embargo, el Tesoro, el equivalente a los ministerios de Economía y Hacienda en otros países considera que muchas empresas no van a tener el «músculo» financiero para resistir las nuevas medidas que inevitablemente van a afectar al tejido productivo.

Las medidas llegan después de que el nivel de alerta sanitaria llegase a 4, lo que significa a que el virus tiene un crecimiento alto e incontrolado, lo que ha aprovechado Johnson para imponer nuevas medidas de contención.

La hostelería y las reuniones sociales se verán especialmente afectadas

Pubs, restaurantes y hoteles tendrán que cerrar a las 22:00 horas y solo podrán servir a clientes que se encuentren sentados en una mesa.

Los empleados de la hostelería y del pequeño y el gran comercio tendrán que utilizar mascarilla de manera obligatoria, y no como hasta ahora donde los únicos obligados al uso eran los clientes.

Bodas y otras ceremonias de tipo social estarán limitadas a 15 personas y en reuniones de amigos y familia no se podrá superar las seis personas reunidas.

El gobierno británico también ha hecho un llamamiento al sector productivo para que todo el personal que pueda teletrabajar desde su casa lo haga.

Además, los eventos deportivos, que se iban a volver a celebrar a partir del 1 de octubre, siguen suspendidos, al menos en lo que se refiere a la presencia de público.

No son las medidas que piden los científicos

Ni mucho menos la batería de medidas que ha puesto en marcha el ejecutivo británico son las que exigen los científicos para parar de una manera definitiva la pandemia.

Los asesores científicos de Johnson pedían un «cerrojazo» de dos semanas para cortocircuitar la extensión del SARS-CoV-2, ya que de otra manera lo que prevén es un aumento exponencial de los contagios.

Boris Johnson se ha visto obligado a reconocer que el aumento del número de contagios no es producto de que ahora se practican muchas más PCR, sino que ha reconocido es porque el virus vuelve a campar por sus respetos.

Muchos cargos institucionales ponen en duda que la población de las Islas Británicas vaya a respetar de buen grado las normas que acaba de dictar el gobierno.

Por ello, algunos gobiernos regionales como el de Irlanda del Norte, prohíbe cualquier tipo de reunión social salvo que los que formen parte de ella sean convivientes.

Quejas de la hostelería

Va a ser uno de los sectores, como lo está siendo en España, más afectados, ya que tal como comentan fuentes del sector, las 22:00 horas suele ser la «hora pico» en pubs y restaurantes, justo la hora en la que tienen que cerrar a partir de ahora.

Desde la Asociación Británica de Cervezas y Pubs se va más allá y se asegura que muchos locales no van a poder aguantar financieramente semejante recorte de horarios, sobre todo el cierre a las 22:00 que es cuando los pubs británicos comienzan a «hacer caja».

Progresión exponencial catastrófica

En caso de que no se pongan «sobre la mesa» nuevas medidas, los asesores científicos del gobierno británico auguran el más negro de los futuros para las Islas.

En caso de no tomar medidas radicales para «cortar de raíz» el nuevo brote, auguran que los contagios diarios podrían llegar a los 50.000, una presión sanitaria que el NHS no podría hacer frente.

Ese nivel de contagios supondría que en noviembre el gobierno británico tendría que «lidiar» con doscientos fallecimientos diarios producto del SARS-CoV-2.

Y los contagios siguen aumentando

Los contagios diarios siguen por encima de los 4.000, llegando el pasado lunes a los 4.368, lo que indica que existe una fuerte transmisión comunitaria, sobre todo ligada a la hostelería, en restaurantes y en pubs.

De no tomarse medidas, además de que la curva podría adquirir un cariz exponencial, justo ahora que todo el hemisferio entra en el otoño y poco después en el invierno, una época favorable para todos los virus respiratorios.

Y sí por eso fuera poco, con la llegada del otoño, la situación se complica con la llegada de la gripe estacional, lo que podría complicar la situación de unos hospitales y unas UCI que empiezan a estar saturadas de enfermos de SARS-CoV-2.

Fuente – el diario

Imagen – Financial Times / Yukiko Matsuoka / oatsy40 / Alan Light / Garry Knight / Official U.S. Navy Page / Rex Roof /

Publicado por Gonzalo Sánchez del Pozo

Sobre todo apasionado: de las letras, de los paisajes, de los lugares insondables, de las historias, de los personajes, de las situaciones, de los mares, de las montañas. Nómada, como cantaba Franco Batiatto, "que busca los ángulos de la tranquilidad, en las nieblas del norte, en los tumultos civilizados, entre los claros oscuros y la monotonía de los días que pasan".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: