La ultraderecha alemana cercada por el SARS-CoV-2

Está demostrado que en aquellos Estados alemanes donde el apoyo a la ultraderecha es masivo, la infección de SARS-CoV-2 es más agresiva, llegándose en algunos länder a tasas de 5.000 infectados por 100.000 habitantes

El SARS – CoV-2 se está cebando con Alemania, con unas incidencias acumuladas por 100.000 habitantes que están desbocadas y que tuvieron un pico, el 18 de diciembre pasado, de 33.777 infecciones en 24 horas.

Pero especialmente el SARS – Cov-2 está teniendo especial incidencia en aquellos Estados alemanes feudos de los movimientos de ultraderecha, como puedan ser Pegida y Alternativa por Alemania, AfD en sus siglas en alemán.

Son esos movimientos de ultraderecha los que se están significando especialmente por su negativa a llevar mascarilla en lugares públicos y contra las restricciones de movilidad y los toques de queda.

Un hecho curioso

Los analistas de datos de muchos medios todavía no se explican la correlación que existe entre länder donde la ultraderecha tiene muchos apoyos e inclusive responsabilidades de gobierno y altos niveles de incidencia del SARS-CoV-2.

Esas zonas especialmente afectadas por el coronavirus coinciden con un apoyo electoral a la ultraderecha en una horquilla entre el 25 y el 35% de los votos en las elecciones regionales del 2017.

Hipótesis del Instituto de Estudios sobre la Democracia

Ubicado en la ciudad alemana de Jena, esta organización está intentando validar la hipótesis de que son las consignas que lanza AfD sobre el SARS-CoV-2 las que han propiciado tan alto número de contagios.

Para Matthias Quent, director del Instituto y además experto en ultraderecha, la correlación estadística entre ambos hechos es clara, aunque también advierte que correlación no significa causalidad.

Existen otros elementos que tendrían que ver con la extensión de la infección en determinadas regiones alemanas del este, como un menor nivel de renta en relación con los territorios que pertenecieron a la RFA.

Otro causante de una mayor extensión de la pandemia tendría que ver con el hecho que en esas zonas que la cobertura sanitaria pública es de menor calidad que otras zonas del país que gobierna Ángela Merkel.

Causalidad

Sin embargo, para el comisionado para Asuntos del Este, Marco Wanderwitz, la relación entre ambos elementos es de causalidad.

Aunque con cierta hilaridad ha querido hacer notar que nadie se contagia de SARS-CoV-2 por votar a la ultraderecha.

Sin embargo, lo que si puede hacer que alguien se contagie de SARS-CoV-2 es seguir las consignas que sobre el coronavirus lanza los partidos de la derecha alternativa alemana.

AfD y otros grupúsculos consideran, con su negacionismo, que la pandemia es un invento y un experimento de control social, negando los miles de pruebas científicas que validan que estamos sufriendo una pandemia de magnitudes que no se conocían desde hace un siglo.

Una constelación de negacionistas

Uno de esos grupos negacionistas con relación con la ultraderecha es conocido como Reichsbürger, traducido del alemán, los Ciudadanos de Reich, un movimiento profundamente antisemita.

Él y grupos esotéricos, además de negar toda legitimidad al gobierno alemán, hacen proselitismo de ideas que niegan la existencia de una pandemia, por lo que entre sus seguidores las tasas de contagio siguen aumentando a ritmo sideral.

Geográficamente, la mayor extensión de ideas negacionistas de la pandemia de coronavirus se encuentra en el territorio que perteneció a la extinta República Democrática Alemana, donde las tasas de contagio andan disparadas.

Manifestaciones multitudinarias en Berlín

El verano pasado, una legión de negacionistas tomó las calles de Berlín para protestar contra las medidas impuestas por el gobierno federal para poner freno a la pandemia.

El lema de la concentración fue «El fin de la pandemia, día de libertad», y fue convocada por un movimiento de nuevo cuño bautizado como Pensamiento Lateral, Querdenken en alemán.

La amalgama que se esconde detrás de esa organización, nacida en Stuttgart, esta formada por antivacunas, ultraderechistas, conspiparanoicos y libertarios de toda laya.

El pasado verano todavía no habían entrado en vigor el confinamiento que ahora vive Alemania, donde salvo las actividades consideradas esenciales, el país está sometido a un «cerrojazo» como el que vivimos en España entre marzo y mayo.

Dicho confinamiento se está convirtiendo en el principal argumento que está utilizando la ultraderecha para intentar «desgastar» a Ángela Merkel, a su gobierno y la CDU, partido al que pertenece.

Los sociólogos lo confirman

Para muchos sociólogos, la relación de ideas negacionistas de ultraderecha y extensión del virus en los territorios donde la derecha extrema tiene buenos resultados electorales, es más que evidente.

El apoyo electoral a AfD está relacionado a la negación del peligro de contagio de SARS-CoV-2, por lo que sus votantes y simpatizantes se convierten muchas veces en vectores activos de contagio.

El apoyo a la ultraderecha también correlaciona con comportamientos poco solidarios, de manera que los avisos de que la pandemia es un problema de salud pública que nos afecta a todos y que todos debemos de ser corresponsables, no hacen mella entre los ultraderechistas.

En estudios que se ha realizado en la cual se ha investigado sobre la penetración de las teorías conspiparanoicas en los diferentes Estados alemanes, los resultados son que la población alemana no está más abonada a las teorías conspiparanoicas que antes de la pandemia.

Si se ha detectado entre los simpatizantes y votantes de AfD que ha aumentado la tendencia a explicar la realidad como manejada por oscuros grupos con oscuros intereses.

Ante la pregunta de que sí la pandemia estaba sirviendo al gobierno alemán para imponer un control social sobre la ciudadanía, el 65% de los que se posicionaban como votantes de la extrema derecha respondían que sí.

Una infección geográficamente localizada

Las mayores cotas de infección por SARS-CoV-2 se están viviendo en los Estados de Sajonia y Turingia, siendo en el primero de esos Estados las zonas más afectadas las fronterizas con Polonia y la República Checa.

La pandemia campa por sus respetos en ciudades como Görlitz, Bautzen, Erzgebirgskreis, con una incidencia de más de 5.000 casos por 100.000 habitantes.

En esos dos Estados, la ultraderecha de AfD logró un apoyo electoral que en algunos casos superaba el 30%.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Nimfelina / Lars Riße / Jeena Paradies / The National Guard / Juan Antonio Segal / Corey Leopold / Marco Verch / Jörg Schubert

Publicado por Gonzalo Sánchez del Pozo

Sobre todo apasionado: de las letras, de los paisajes, de los lugares insondables, de las historias, de los personajes, de las situaciones, de los mares, de las montañas. Nómada, como cantaba Franco Batiatto, "que busca los ángulos de la tranquilidad, en las nieblas del norte, en los tumultos civilizados, entre los claros oscuros y la monotonía de los días que pasan".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: