Una nueva ronda de sanciones a Rusia

Los ministros de exteriores de la UE acaban de decidir una nueva ronda de sanciones contra Rusia, siendo la detención de Alexéi Navalni la razón de las mismas, unas sanciones que van contra Rusia pero también contra jerarcas del gobierno de Vladimír Putin con nombres y apellidos

Una nueva ronda de sanciones europeas es lo que ha conseguido Vladimír Putin con el encarcelamiento de Alexéi Navalni y la represión de las protestas que se han generado.

Rusia tiene el extraño privilegio de inaugurar un nuevo reglamento de sanciones, sistematizado, que ha desarrollado el parlamento europeo.

Las sanciones también alcanzan a la Venezuela de Nicolás Maduro, un régimen que se está caracterizando por vulneraciones graves y sistemáticas de los derechos humanos.

Ampliación de sanciones

Es lo que han decidido, en una reunión, los ministros de exteriores de la Unión Europea, unas sanciones que se iniciaron, cabe recordar, en el año 2014 y que han ido in crescendo.

Por otro lado, la Unión Europea ha desarrollado un completo conjunto de medidas para contener la ofensiva expansionista en la que se ha «embarcado» la Rusia de Vladimír Putin y que pasa por tener la misma influencia internacional que tenía la URSS.

La virulencia de la relación con Rusia contrasta con una nueva sintonía con los Estados Unidos de Joe Biden, que ya ha declarado que volverá al multilateralismo, olvidando el aislacionismo por el que optó Donald Trump.

En esa nueva política exterior, el Secretario de Estado – equivalente a un ministro de exteriores – Anthony Blinken, participó durante dos horas, y de manera telemática, en la reunión de los ministros de exteriores de la UE.

Contenido de las nuevas sanciones

La relación con Rusia se va complicando por momentos, y ahora toca una nueva ronda de sanciones por el encarcelamiento de Alexéi Navalni.

Dentro de esas medidas se encuentran localizar, y sancionar en caso de que tengan intereses, normalmente económicos, dentro de la UE, a los altos cargos que hayan participado en el procesamiento y encarcelamiento de Navalni.

Además, el rumbo de colisión entre la Unión Europea y Rusia se ha acrecentado después de la rueda de prensa que mantuvieron Borrell y el ministro de exteriores ruso Serguéi Lavrov, en donde el primero exigió la liberación de Navalni.

En su réplica, Lavrov citó que la misma situación que vivía Navalni la viven en España los políticos presos por el Procés, y el huido Carles Puigdemont.

Unidad de criterio

El reciente desplante el ministro de exteriores ruso ha hecho que los ministros de exteriores de la UE unifiquen sus criterios y que el parecer generalizado sea que hay que aumentar la intensidad de las sanciones a Rusia.

Hasta ahora en la Unión Europea coexistían dos sensibilidades: una de ella era que propugnaba la «mano dura» con el país que preside Vladimír Putin, y otra que es más contemporizadora.

En el grupo de los convencidos que la mejor política es no pasar una a Rusia se alinean países como Polonia y Hungría, con gobiernos poco amigos de la democracia liberal.

Por otro lado, se encuentra países que, por interés, prefieren contemporiza con Rusia y con su poco respeto por los derechos humanos, como es el caso de Francia y Alemania.

De cualquiera de las maneras, el sentimiento compartido por los 27, del que se ha hecho eco Josep Borrell, es que Rusia se está desplazando en una deriva autoritaria y que su democracia está en peligro.

Rusia colaborara poco

En opinión de Josep Borrell, y también de la UE, Rusia tiene una mayor tendencia a confrontar con la UE que en llegar a acuerdos con ella.

En cierto modo Putin, y ha sido una constante en él, pretende que Rusia recupere, en el «tablero» europeo e internacional, la influencia que tenía la extinta URSS, pulsión de ser una potencia que ya comenzó la Rusia de los zares.

No está por demás recordar que. las primeras sanciones que la UE impuso a Rusia fueron de tipo comercial, y fueron producto de la anexión de la península de Crimea al país que gobierna con «mano de hierro» Putin.

Esas sanciones también se hicieron extensivas a 180 jerarcas rusos y militares que tuvieron una participación directa en la disgregación de la península de Crimea de Ucrania, incluidos los líderes de Wagner, una empresa de contratistas de defensa.

Las nuevas sanciones que se imponen a Rusia son simbólicas más que prácticas, ya que la UE haya «congelado» los activos que guardan en Europa algunos altos cargos del gobierno ruso en poco disturban la política exterior rusa.

De hecho, el embajador de Rusia ante la Unión Europea ya ha escenificado que poco más o menos a Rusia le importa una higa la nueva ronda de sanciones, ya que en poco afectan a lo que verdaderamente es Rusia.

Pasteleo

La postura de sanciones duras contra Rusia no es homogénea entre todos los socios europeos, ya que hay países que tienen fuertes intereses, sobre todo económicos, con la Rusia de Vladimír Putin.

Es el caso de Alemania, que al menos públicamente contemporiza con Rusia, que pretende que la respuesta sea proporcional a los «movimientos» que haga en el país de las estepas.

Parece que el gradualismo es la medida que piensan adoptar de manera consensuada los países que conforman la Unión Europea, aunque algunos países, como Polonia y Hungría son favorables a la «mano dura».

Acusación individual

Es el nuevo tipo de sanciones que piensa imponer la UE, no colectivas o por país, como era hasta ahora, sino «personalizando» las sanciones a personas con nombres y apellidos.

En cierto modo, esta nueva forma de sancionar tiene una gran similitud a la norteamericana Ley Magnitski que permite sanciones individuales sin que por ello haya que sancionar al país donde se producen los hechos.

A partir del 2019, la UE ha llevado a cabo sanciones contra oficiales militares que participaron en la anexión de la península de Crimea a Rusia, y también sanciones «personales» contra altos mandos del ejército sirio.

Sanciones a Venezuela

En la misma reunión de los ministros de exteriores de la UE, se ha acordado aumentar las sanciones que la Unión Europea contra Venezuela y contra jerarcas del régimen de Nicolás Maduro.

Son ya 19 miembros del gobierno venezolano que tiene prohibido ingresar en territorio de la UE y que tiene «congelados» los activos financieros que tienen en territorio europeo.

Las nuevas sanciones provienen del hecho de la baja calidad democrática con unos resultados que no pueden sino calificarse como «pucherazo».

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Menno de Jong /Andrey Filippov / Terrazzo / EU2017EE / Cancillería Argentina / Bogomolov /

Publicado por Gonzalo Sánchez del Pozo

Sobre todo apasionado: de las letras, de los paisajes, de los lugares insondables, de las historias, de los personajes, de las situaciones, de los mares, de las montañas. Nómada, como cantaba Franco Batiatto, "que busca los ángulos de la tranquilidad, en las nieblas del norte, en los tumultos civilizados, entre los claros oscuros y la monotonía de los días que pasan".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: