Peligro de epidemia

Preocupa el estado vacunal de los ucranios que están llegando a la Unión Europea, dado que Ucrania es uno de los países occidentales con una menor tasa vacunal en enfermedades, como el sarampión y la polio, que fueron extinguidas hace ya décadas en el territorio de la Unión Europea

La guerra que se está desarrollando en Ucrania, además de la militar, tiene otras muchas derivadas y algunas de ellas tienen que ver con la salud pública.

Ucrania es uno de los países europeos con un menor porcentaje de vacunaciones de todo tipo: sarampión, polio e inclusive el SARS-CoV2.

Por ello, ante el aluvión de refugiados las autoridades europeas han iniciado una campaña de vacunación que incluirá a todos los refugiados que han entrado en territorio europeo.

Evitar epidemias

Ucrania, desde hace años, se ha convertido en uno de los territorios europeos con una menor tasa de vacunación de enfermedades, como la polio o el sarampión que han sido erradicadas del territorio de la Unión Europea.

Ante la avalancha de refugiados, la UE ha tomado la determinación de comenzar a comprar masivamente vacunas de la polio y el sarampión, con vistas a inmunizar a todos los ucranios que llegue a territorio de la UE.

La vacunación va a incidir especialmente en la población infantil, que son los que más expuestos están a esos dos tipos de infecciones que atacan sobre todo a los más pequeños.

Algo parecido sucede con el SARS-CoV-2, ya que inclusive antes de la invasión, solo el 35% de los ucranios habían completado la pauta completa de vacunación; con la guerra, la pandemia ha pasado a un segundo plano.

Especialmente entre niños

Las bajas tasas de vacunación, de todo tipo de vacunas, son especialmente graves entre niños y niñas, inclusive de vacunas que en los países occidentales consideramos como básicas para los más pequeños.

Pero eso no siempre así: en los años 90 del pasado siglo, el 90% de los ucranios, de cualquier edad, estaban vacunados contra las principales enfermedades, incluyendo también las ya citadas polio y sarampión.

Sin embargo, y con la llegada del año 2000, las autoridades ucranias han dejado de lado las vacunaciones masivas, empeorando por tanto la salud pública de aquel país que ahora se encuentra asediado por las tropas rusas.

Según los datos que obran en poder de la Organización Mundial de la Salud, solo el 31% de los niños ucranios han sido inmunizados con la triple vírica. Dicha vacuna inmuniza contra el sarampión, la rubeola y las paperas.

En lo que tiene que ver con el sarampión, solo el 56% de ellos ha recibido la tercera dosis de recuerdo que es la finalmente inmuniza completamente contra esa enfermedad vírica.

Epidemias constantes

Debido a esos bajos ratios de vacunación, las epidemias son una constante en los últimos años en Ucrania, sin que las autoridades hayan puesto solución al problema.

Entre los años 2017 y 2019 más de 100.000 personas enfermaron en Ucrania de enfermedades que en otras latitudes europeas han desaparecido hace décadas: de esos 100.000 infectados llegaron a fallecer hasta 31 niños.

De hecho, y ante la grave situación epidemiológica, el gobierno ucranio y la OMS había iniciado un programa para vacunar contra el sarampión a 140.000 niños: la guerra ha dado al traste con semejante plan.

En estos momentos ha desaparecido casi toda la infraestructura sanitaria que había en Ucrania y doctores y enfermeras están volcados en atender a los miles de heridos que ha provocado la invasión rusa.

Solo algunas ONG, como es el caso de Médicos Sin Fronteras, intentan llevar algo de medicina preventiva a los ucranios que todavía no han abandonado el país.

Factores que intensifican

Uno de los factores que puede intensificar la extensión de todo tipo de epidemias es precisamente las riadas de refugiados que intentan abandonar el país.

En el caso de los refugiados que llegan a los países de la UE, en aquellos en los cuales la cobertura de vacunación sea alta, el riesgo se circunscribirá solo a los refugiados cuando estos interactúen entre sí.

En lo que respecta al SARS-CoV-2, todavía la circulación del virus es alta en toda Europa, y la incidencia va a depender de si la población en su conjunto ha recibido la vacuna y sus refuerzos o no.

En población que todavía no ha recibido la pauta completa, como es el caso de la mayoría de la población ucrania, se exponen a sufrir graves cuadros de SARS-CoV-2 que podrían llevarlos a ingresar en una UCI o incluso a la muerte.

En el último boletín del ECDC daba la recomendación de vacunar, especialmente a niños y adolescentes ucranios, con las vacunas de la polio y el sarampión.

En el caso de los adultos el boletín llamaba a la vacunación masiva contra el SARS-CoV-2 y que sean pautados para las vacunas de refuerzo.

Cribado

Desde el punto de vista sanitario la Unión Europea ha tomado una postura común con respecto el protocolo de admisión en la UE del enorme contingente de refugiados ucranios que ha llegado a sus fronteras.

Una vez que los refugiados han llegado a un país de la UE son sometidos a una primera exploración para determinar cuales son sus necesidades médicas.

Para los casos graves de salud, la UE tiene en todo su territorio alrededor de 10.000 camas medicalizadas para los casos más graves, como pueda ser enfermos de cáncer, neonatos o heridos de guerra.

En el caso de nuestro país, la pasada semana llegaron a Madrid 25 niños aquejados de cáncer, y que ya están siendo atendidos en cuatro hospitales de la Comunidad de Madrid.

También niños que sufren de cáncer están siendo atendidos en Italia, donde también llegaron la semana pasada.

En España

El ministerio de Sanidad también ha elaborado su propio protocolo al que someten a todo refugiado que llega a nuestro país.

En dicho protocolo también se encuentra la revisión de su estado vacunal, para administrar a cada persona las vacunas que sean necesarias en cada momento.

España dispone de hasta 21.000 camas medicalizadas que podrían ser utilizadas por los ucranios que llegan a España en mal estado de salud.

Eso será complementado con un registro de españoles que estén dispuestos a acoger en sus domicilios a desplazados por la guerra.

El gobierno ha establecido cuatro grandes centros de acogida: Madrid, Barcelona, Alicante y Málaga, donde se concentrará el grueso de la diáspora ucrania.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Phil Roeder / manhhai / NIAID / Agência Brasília / Georgia National Guard / Triple Caña

Publicado por Gonzalo Sánchez del Pozo

Sobre todo apasionado: de las letras, de los paisajes, de los lugares insondables, de las historias, de los personajes, de las situaciones, de los mares, de las montañas. Nómada, como cantaba Franco Batiatto, "que busca los ángulos de la tranquilidad, en las nieblas del norte, en los tumultos civilizados, entre los claros oscuros y la monotonía de los días que pasan".

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: