Moscú podría utilizar armas químicas en Ucrania

En una invasión que está a punto de entrar en punto muerto, la inteligencia norteamericana ha informado que Moscú se estaría planteando utilizar armas químicas en la guerra, después de ya haber utilizado armas no convencionales – bombas de vacío termobáricas – en el asedio de algunas ciudades

Después de que las fuerzas armadas ucranias y los voluntarios hayan parado la ofensiva relámpago del ejército ruso, el conflicto avanza a lo que se supone que será una guerra de posiciones.

Después de haber utilizado, por ahora, exclusivamente armamento convencional, el ejército ruso, para lograr una victoria decisiva que le permita volver a llevar la batuta, podría utilizar otro tipo de armamento, como el químico.

En un cruce de acusaciones, desde la Casa Blanca se niega que Estados Unidos esté almacenando armas biológicas y químicas en Ucrania, un armamento que podría poner a disposición de Ucrania.

Inteligencia norteamericana

Algunas de las agencias de inteligencia que tiene Estados Unidos han informado de que ante el fracaso de la Blitzkrieg planteado por las fuerzas armadas rusas, el Estado Mayor del mismo se estaría planteando el uso de armas químicas.

Al mismo tiempo, la portavoz de la Casa Blanca ha negado categóricamente que Estados Unidos haya implantado en Crimea laboratorios para producir armas químicas y biológicas.

Según los infundios transmitidos por el Kremlin, la función de dichos laboratorios sería nutrir de agentes químicos y biológicos que lanzarían contra las tropas rusas.

Jean Psaki, la portavoz del 1600 de la Avenida Pensilvania, ha criticado duramente a China ya que han sido los medios de ese país los que han dado bombo mediático a lo que para la Casa Blanca no son más que infundios.

Desinformación rusa

Es lo que se piensa en el gobierno de Estados Unidos que ha sido la acusación de que ellos tienen capacidad para nutrir a los ucranios con armas biológicas y químicas.

Esa sería la excusa perfecta para que Rusia actuase como un espejo y amenazase, si no lo ha hecho ya, con desencadenar un ataque NBQ en territorio ucranio y contra las tropas del ejército de Ucrania.

La desinformación es una especialidad en el Kremlin que inclusive antes de la guerra ya había acusado, algo que se mostró infundado, al Pentágono de haber desplegado contratistas de defensa en territorio ucranio.

Hoy los contratistas – el eufemismo con el que se llama ahora a los otrora mercenarios – que si están desplegados sobre el terreno son los de la compañía Wagner, el ejército privado que Rusia utiliza cuando no quiere actuar como país en una guerra.

El Departamento de Estado también interviene

Ha sido el jefe de prensa del ministerio de exteriores norteamericano, Ned Price, el que ha salido a la palestra para calificar como baladronadas las acusaciones contra Estados Unidos.

Price también ha querido subrayar que la estrategia rusa de acusar al otro contendiente de lo ellos mismos hacen es una estrategia de desinformación de larga data que el Kremlin ya ha utilizado en otras ocasiones.

La realidad es que el único contendiente que ha utilizado armamento no convencional hasta ahora, en concreto bombas de vació termobáricas, de gran poder destructivo, ha sido Rusia.

El camino de la diplomacia

En una nueva ronda de negociaciones – hasta ahora se han celebrado dos – Ucrania y Rusia han decidido reunirse en Turquía, aunque hasta ahora no se ha logrado una tregua los combates entre ucranios y rusos.

La reunión estaba prevista que se celebrase ayer y como cabeza de cada delegación estuvieron los dos ministros de asuntos exteriores, el ucranio Dmitro Kuleba y el de Rusia, Serguéi Lávrov, ambos con años de ejercicio de la diplomacia a sus espaldas.

Mientras tanto los combates continúan, con especial virulencia en Mariúpol, donde el miércoles se produjo un ataque con misiles a un hospital materno infantil, lo que provocó tres muertos y diez y siete heridos.

El resultado de las negociaciones ha sido una tregua que durará 24 horas y el emplazamiento para posteriores reuniones donde seguir negociando hasta lograr que los cañones callen.

En el tintero ha quedado la creación de corredores humanitarios en las ciudades asediadas, como una manera de evacuar a la población civil para evitar que se conviertan en víctimas colaterales.

Además, desde el ministerio de exteriores ucranio se considera como poco constructivo el planteamiento ruso, para quién el proceso negociador con Ucrania tiene que concluir con la rendición total del país que gobierna Volodímir Zelenski.

A vueltas con el hospital bombardeado en Mariúpol

Es el último punto de divergencia entre la versión que ofrece Ucrania y la versión que ofrece el gobierno ruso.

Para los medios de comunicación internacionales, que lo demuestran con imágenes y testimonios, el bombardeo ha resultado ser una carnicería donde se ven a mujeres heridas y embarazadas huyendo del bombardeo.

Sin embargo, Rusia considera que era un objetivo legítimo, porque en el sótano se encontraba, siempre según Sergei Lávrov, un centro logístico del ejército ucranio, por lo que además el diplomático ha acusado a los ucranios de utilizar «escudos humanos».

Cumbre presidencial

Ha sido una propuesta del propio ministro de exteriores ruso, que, aunque considera que las únicas negociaciones válidas son las que se celebran en territorio bielorruso, busca una cumbre en la cual participen tanto Volodímir Zelenski como Vladimír Putin.

Sin embargo, para la diplomacia ucrania está fuera de negociación la rendición incondicional, ya que el país está decidido a seguir luchando hasta el final.

Buena muestra de la alta moral de la población ucrania se ha visto en los centenares de imágenes en las cuales se muestra como civiles ucranios desarmados impiden el paso a los vehículos blindados rusos.

En lo que están de acuerdo tanto ucranios como rusos es en el hecho de que la guerra debe de acabar, aunque difieren en el resultado que deben tener las conversaciones.

Mientras los ucranios se niegan a rendirse, para los rusos la guerra debe de acabar con el derrocamiento del actual gobierno de Ucrania para dar paso a un «gobierno títere» teledirigido desde Moscú.

En una segunda fase se modificaría la constitución ucrania para que en su carta magna apareciera explícitamente que nunca pertenecerá a ninguna alianza militar occidental, como es la OTAN.

Fuente – EL PAÍS / el diario

Imagen – Joint Hometown News Service / picryl / Moscow Job / APK / IAEA Imagebank / pxhere / Palácio do Planalto

La posible evolución del conflicto ucranio

Tres son los principales escenarios que los analistas estratégicos y de defensa establecen en el desarrollo de la guerra de Ucrania: en el peor de los posibles se establecería un enfrentamiento entre OTAN y Rusia, con la posibilidad de uso de armamento nuclear

Muchos nos hacemos cábalas sobre como puede evolucionar la invasión de Ucrania, ya que entre los analistas geoestratégicos y políticos hay opiniones para todos los gustos.

Lo que sí parece claro es que las próximas semanas van a ser decisivas para la evolución del conflicto, habida cuenta que el ejército y las fuerzas territoriales ucranias han parado el primer golpe y el Blitzkrieg no ha tenido éxito.

Una posibilidad es que el conflicto se enquiste y la resolución sea cuestión de años, no en vano la República de Donetsk lleva 8 años en guerra con Ucrania, y el asunto se complica dado que ese territorio ha sido anexionado a Rusia.

Una posible retirada

Es la hipótesis que se maneja en el laboratorio de ideas Atlantic Council y que ha sido bautizado como el milagro del río Dnieper.

En esa hipótesis, y gracias el suministro de armas portátiles por parte de las potencias occidentales, Ucrania puede resistir el embate ruso y los frentes se estabilizan, como ha sucedido en el conflicto de Donetsk y Lugansk.

En ese escenario, Rusia no puede metabolizar las importantes sanciones económicas, y de otro tipo, que le impone la comunidad internacional y para evitar que su economía naufrague y se lleve por delante el régimen de Putin.

En esta hipótesis, Putin no habría sabido calibrar bien lo que es Ucrania, un país de 44 millones de habitantes y que es más grande que España.

Además, para el control de territorio ucranio sería necesario un soldado ruso por cada 20 habitantes, lo que daría una cantidad elefantiásica en cuanto a la necesidad de infantería que controle el territorio.

De lo que se trataría, explicado de otra manera, es que la guerra le salga lo suficientemente cara a Vladímir Putin para que tenga que retirarse de Ucrania, so pena de ver como lo deponen como gobernante.

Rusia fagocita Ucrania

En este escenario, las fuerzas armadas rusas logran una rápida victoria en cuestión de semanas, no en meses y además logra un control efectivo del territorio ucranio, aunque eso no supone el final de la guerra.

Esta, la guerra, tardará en solventarse años debido a que se organiza una resistencia – urbana, guerrillera o ambas – que trae en jaque a las fuerzas de ocupación rusas, en un escenario en el cual se mantienen rescoldos de acciones armadas de la resistencia.

La evolución que hemos explicado antes es en la que coinciden la mayor parte de los expertos militares que asesoran al gobierno español.

En esa proyección de los acontecimientos la toma de Kiev por parte de las tropas rusas sería cuestión de semanas, aunque a partir de ahí comenzaría una guerra de guerrillas por parte de los patriotas ucranios.

La resistencia ucrania sería nutrida de armamento por las potencias occidentales, y con armamento, que, aun siendo ligero, puede hacer mucho daño a la maquinaria militar rusa, como armas anticarro, y misiles tierra – aire.

Entrarían en solfa armas como los misiles tierra – aire Stinger, de fabricación norteamericana, que servirían para equilibrar la superioridad de medios aéreos rusos, algo que ya resultó efectivo en Afganistán.

Entre los principales valedores de esta teoría se encuentran el secretario de Estado norteamericano Anthony Blinken y la directora nacional de Inteligencia de la administración Biden, Avril Haines.

Conflicto Rusia – OTAN

En el escenario más apocalíptico, que inclusive podría derivar, en la peor de las situaciones en una guerra nuclear, Rusia «se pasa de frenada» y después de vencer a Ucrania, intenta conquistar Moldavia.

Esta es la hipótesis preferida de Fondation pour la Recherche Stratégique francesa, y supone que Putin, intentando recuperar el territorio de la extinta Unión Soviética, ocupa también esa región.

Eso, seguramente, supondría un casus belli para la OTAN, y en ese momento el enfrentamiento sería ya entre tropas de la alianza atlántica y las fuerzas armadas de Rusia, convirtiéndose en los prolegómenos de una tercera guerra mundial.

E inclusive Rusia podría mover ficha, mantiene excelentes relaciones con muchos gobiernos de los Balcanes, que podrían hacer que buena parte de Centroeuropa, la que estaba tras el Telón de Acero, entrase en combustión.

En esta proyección, habría muchas posibilidades que interviniese el armamento nuclear, con unas consecuencias difíciles de evaluar, y llegado el caso, la situación más catastrófica con una guerra nuclear a escala planetaria.

En todos los escenarios masivas pérdidas humanas

Como en cualquier guerra, la cantidad de muertos, sobre todo los civiles, se contarían por miles, máxime cuando los soldados rusos, en estos primeros compases del conflicto, no tienen empacho en masacrar a la población civil.

Inclusive, el departamento de Estado norteamericano hizo proyecciones del número de víctimas que podría causar el conflicto, que en el caso de los civiles podría llegar a los 50.000 muertos.

En lo que respecta a los uniformados, caerían 25.000 militares ucranios mientras que en el bando ruso los óbitos llegarían a 10.000, algo asumible por Rusia que cuenta con casi un millón de efectivos militares y dos millones de reservistas.

Y mientras tanto los combates prosiguen

En las últimas horas, la parte ucrania y la parte rusa han acordado la creación de corredores humanitarios donde los miles de civiles ucranios puedan huir de las zonas asediadas por los militares rusos.

A pesar de que se había decretado un alto al fuego para permitir que los civiles embolsados en Mariúpol pudiesen abandonar la ciudad ya el pasado sábado, el mismo no se ha cumplido por lo que los civiles ucranios siguen sin poder salir de la ciudad.

A estas alturas del conflicto, un triunfalista Vladímir Putin ha anunciado a bombo y platillo que la mayoría de los objetivos que se habían marcado las fuerzas armadas rusas ante de lo que en Rusia se llama una «operación militar especial» se han cumplido.

Mientras tanto el presidente ucranio Volodímir Zelenski prosigue sus reuniones – virtuales por internet – desde Kiev, en la última de las cuales, hoy, se ha reunido con 280 congresistas norteamericanos.

Mientras tanto prosiguen las sanciones económicas a Rusia, siendo el último de los embates que VISA y Mastercard se retiran del país que gobierna Vladímir Putin, por lo que millones de rusos dejarán de poder utilizar sus tarjetas de crédito.

Fuente – EL PAÍS / el diario

Imagen – High Contrast / Serdechny / Chris Gold NYC / U. S. Army Europe / manhhai / Buques de Guerra

La Unión Europea envía armas a Ucrania

En una decisión histórica, la Unión Europea ha tomado la decisión de superar las meras sanciones económicas para enviar armamento a Ucrania para que sus fuerzas armadas puedan hacer frente a la invasión rusa

Olvidando el soft power que la UE lleva ejerciendo desde hace lustros, los 27 países miembros, de una manera coordinada, ha decidido enviar armas para surtir a las fuerzas armadas ucranias que lucha contra el ejército ruso.

Al mismo tiempo, el Centro de Satélites de la Unión Europea, que tiene su sede en Madrid, ha puesto sus satélites a disposición de Ucrania para que la inteligencia ucrania escrute su territorio en busca de unidades militares rusas.

Un salto cualitativo

Es en lo que se ha embarcado al Unión Europea con respecto a la invasión rusa de Ucrania, después de décadas de utilización del soft power, siempre alejada de dar cualquier tipo de respuesta militar.

Ahora la UE va a crear una célula de crisis para coordinar la compra de armamento con destino en los polvorines de las fuerzas armadas ucranias.

Del mismo modo, y dando una muestra mayor de implicación en el conflicto, la UE ha puesto a disposición del gobierno de Volodímir Zelenski toda la potencia de los satélites europeos que están desplegados en el espacio.

La sede, ubicada en Madrid, enviará imágenes del territorio ucranio para que el gobierno de aquel país pueda ubicar a las tropas rusas y su avance.

Se supone que las armas compradas por la Unión Europea entrarán por las fronteras de los países de la UE que comparten frontera con Kiev, esto es, Rumanía, Hungría y Polonia.

El régimen de Putin ha avisado de que bombardeará a cualquier convoy que transporte armamento y que entre en territorio ucranio.

Al mismo tiempo, la invasión también ha provocado una decisión histórica de Alemania que ha anunciado una inyección de 100.000 millones de euros para modernizar su ejército.

Además, el canciller Olaf Scholz ha informado que Alemania invertirá el 2% de su PIB en defensa, una petición que ha hecho, a todos los socios de la OTAN, la administración de Joe Biden.

Reunión en la cumbre

El último movimiento de la UE ha sido el convocar una reunión de los ministros de defensa de los 27 países de la Unión.

Uno de los resultados de la conferencia ha sido que los 27 han delegado en el departamento del Alto Representante Diplomático la coordinación para la compra del armamento que se enviará a Ucrania.

El dinero para la compra de los suministros militares saldrá, además, del presupuesto económico de la Unión Europea.

Con esta actuación cae el tabú que decía que la Unión Europea nunca se involucra en aventuras militares, tomando por primera vez partido en décadas.

Inclusive España, especialmente paniaguada a la hora de exportar armas a lugares en conflicto, enviará por primera vez armamento ofensivo para que las tropas ucranias puedan hacer frente al ejército ruso.

En un principio la UE va a comprar armamento por valor de 450 millones de euros, y otros 50 en material defensivo como cascos, chalecos contra fragmentación y trajes para la guerra nuclear, biológica y química.

La necesaria logística

Una operación como la que va a organizar la UE no es algo tan sencillo como comprar el armamento, ya que después hace necesario es tener la logística necesaria para poder trasladarlo a Ucrania.

Aunque es posible que la operación ya se encuentre milimétricamente organizada, desde el departamento que dirige Josep Borrell se ha negado cualquier tipo de información sobre tiempos y trayectos.

De esa manera se busca impedir que la inteligencia rusa pueda obtener información sobre la operación logística y que pueda de esa manera abortar el envío de la ayuda.

Lo que ya se sabe es que Hungría, presidida por Viktor Orbán, que tiene una magnífica relación con Vladimír Putin, no permitirá que los convoyes con el armamento pasen por su territorio con destino en Ucrania.

A pesar de que Orbán es claramente prorruso, Hungría también participara en las represalias económicas que la UE ha decretado contra la Federación Rusa, aunque no se involucrará más.

Posible conflicto internacional

Muchos analistas duchos en geoestrategia avanzan que con las dimensiones que está tomando el conflicto sería posible que tanto la UE como la OTAN acaben envueltos en un conflicto militar de incierto futuro.

Conviene recordar que Vladímir Putin ha puesto en máxima alerta a su fuerza de disuasión nuclear, lo que suma una inquietante derivada, con la vuelta de los misiles balísticos nucleares a la ecuación.

De lo que si está segura la UE es que su actuación está plenamente alineada con la legalidad internacional, ya que lo que está haciendo la Unión Europea es asistir a un país que ha sido agredido militarmente.

Al mismo tiempo, desde la UE se está coordinando con los países que también están ayudando a los ucranios, caso de la ayuda militar que le está proporcionando Estados Unidos al gobierno de Volodímir Zelenski.

A pesar de todo ello se continúa con las conversaciones, muchas veces en off the record, entre las potencias occidentales y Rusia para lograr que el conflicto no escale más que el uso de fuerzas convencionales.

La entidad de los contendientes podría provocar una escalada que de no manejarse correctamente podría dar lugar a la III Guerra Mundial, un conflicto que involucraría el uso de armas nucleares.

La OTAN también colabora

Los países que conforman la OTAN también están colaborando con el gobierno ucranio, habiendo en enviado hasta ahora sistemas anticarro Javelin y misiles antiaéreos para hacer frente a medios aéreos y blindados.

Los países que conforman la OTAN también están dando, además de suministros militares, inyecciones de capital que se cifran en cientos de millones de euros.

La Organización de Atlántico Norte también está colaborando con la inteligencia ucrania en hacer frente a los ataques cibernéticos que provienen de Rusia, en un conflicto que ya se puede definir como híbrido.

A estas medidas puramente militares se unen ya nuevas represalias económicas contra Rusia, y entre ellas, quizás la más importante, se encuentra haber desconectado al banco central ruso del sistema SWIFT.

Eso implica que los más importantes bancos rusos han perdido la capacidad de operar internacionalmente no pudiendo ya recibir pagos ni tampoco poder hacerlos, ni mucho menos poder enviar capitales al extranjero o recibirlos.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Vasenka Photography / Faces of the World / The United States Army Band / U. S. Army Alaska / Radek Kucharski / Combat Camera

Se llama contumacia

Según la información que tienen un su poder los servicios de inteligencia occidentales, Rusia no estaría, como había anunciado, retirando sus tropas de las fronteras ucranias, sino simplemente reorganizándolas, mientras hackers rusos siguen atacando a ministerios y bancos estatales del país que gobierna Volodimír Zelenski

A pesar de que parece que el suflé está bajando – Rusia ha dado por cumplidas las supuestas maniobras militares – los datos en poder de los servicios de inteligencia occidentales advierten de que lo que fuera el Ejército Rojo sigue acumulando tropas en las fronteras.

Ha sido el propio secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el que ha informado a los medios de que el Kremlin sigue acumulando tropas en las fronteras con Ucrania, en todas ellas.

Las declaraciones las ha realizado Stoltenberg después de una reunión de los ministros de defensa de los países miembros de la alianza militar, y contradice lo expresado por el gobierno ruso.

Estados Unidos abona la teoría

En el mismo sentido en que lo ha hecho Stoltenberg se ha manifestado el secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, informando que la inteligencia norteamericana también informa de que Rusia no ha replegado a su ejército.

En una entrevista en la cadena de televisión ABC, ha informado que, aunque Rusia ha reorganizado sus tropas, ahora las unidades militares que están más cerca de las fronteras ucranias son las que serían necesarias para encabezar una invasión.

En el mismo sentido se ha expresado Ned Price, el portavoz de la Secretaría de Estado, que ha llegado a afirmar que en estos momentos hay más tropas rusas en las fronteras entre Rusia y Ucrania.

De hecho, Estados Unidos ha advertido que la acumulación de tropas rusas se produce en la frontera con Ucrania, en las fronteras de Bielorrusia con el país que gobierna Volodimír Zelenski y también en la península de Crimea.

Despliegue de tropas

En la reunión de los ministros de defensa de la OTAN también se ha decidido llevar a cabo un estudio preliminar para desplegar tropas de la Alianza en el flanco oriental de Europa.

Este proceso sería el preliminar para que tropas OTAN se desplieguen en Rumanía y Bulgaria, con lo que la nueva tropa complementaría las unidades militares que ya están desplegadas en Polonia y los países bálticos.

El despliegue de integrantes de las fuerzas armadas de países OTAN estaría en correspondencia de la intimidación militar que Rusia está perpetrando contra Ucrania y otros países que estuvieron bajo su tutela en la época soviética.

Un ataque inminente

De hecho, la inteligencia norteamericana había dado la fecha de hoy, 16 de febrero, como el día en el cual las tropas rusas invadirían Ucrania, echo que se confirmará, o no, al final de la jornada.

Esa información de inteligencia ha sido compartida por Estados Unidos con sus aliados en la Alianza Atlántica.

Aunque finalmente no se desencadenen las hostilidades, la concentración de tropas rusas en su frontera oeste, en la parte que limita con Ucrania, es la mayor que se ha llevado a cabo desde que cayó el telón de acero.

De hecho, ningún analista de la OTAN ni de ningún país occidental puede escrutar que es lo que finalmente va a suceder, pero si se tiene la conciencia de que en caso de que Putin de la orden de invasión, aquello será un «paseo militar» para las tropas de Kremlin.

Cabe recordar que, en el año 2014, Rusia optó por invadir unilateralmente territorio soberano de Georgia y Moldavia, dos de las repúblicas que formaron parte de la URSS; y los rusos allí siguen.

Guerra híbrida

La inteligencia de señales, fundamentalmente los satélites espías que Estados Unidos y la OTAN tiene orbitando por el espacio muestran bien a las claras que Rusia no está retirando tropas de las fronteras ucranias.

Además, las imágenes que se pueden obtener de satélites comerciales muestran, al igual que las imágenes de los satélites espías, que no se ha producido una reducción significativa de las tropas rusas en las fronteras.

De la misma opinión es el gobierno ucranio, y ha sido su presidente, Volodimír Zelenski, el que ha declarado que una cosa son las intenciones y otras los hechos.

La opinión ucrania es significativa porque las fuerzas armadas ucranias, los «ojos» de Ucrania en las fronteras del país, también reportan que la mayoría de las unidades militares rusas mantienen sus posiciones.

Lo que más temen las autoridades ucranias es que Rusia opte por una guerra híbrida. De hecho, varios ministerios ucranios ya han informado ataques informáticos a sus sitios web.

En lo estrictamente militar, de entablarse las hostilidades, las tropas rusas seguramente lanzarían su ataque desde el Donbás, en donde los separatistas rusos mantienen, desde el 2014, una guerra de baja intensidad con el ejército ucranio.

Aumentan los ataques informáticos

Los hackers rusos llevan semanas cebándose con múltiples sitios web ucranios, no solo de organismo públicos como ministerios, sino que también han atacado a los principales bancos ucranios.

Dos de los principales bancos estatales de Ucrania han sido atacados informáticamente, lo que ha producido que las dos entidades financieras hayan tenido que restringir su actividad normal, sobre todo en lo referente a la banca electrónica.

Expertos informáticos no dudan en calificar la situación como el peor ataque informático que ha sufrido Ucrania en toda su historia; en el mismo sentido ha calificado la situación el ministro de telecomunicaciones ucranio Myjailo Fedorov.

La Unión Europea también se moviliza

Si bien es cierto que, a la UE, como organización supranacional europea, no ha ni hecho amago de movilizar tropas, eso no indica que la Unión Europea no esté lanzando contramedidas, aunque estas sean políticas y diplomáticas.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha propuesto organizar una conferencia de donantes para reunir cientos de millones de euros para reforzar la democracia en Ucrania, máxime cuando desde hace años es un país candidato a pertenecer a la Unión Europea.

La UE es consciente de que los 1.200 millones euros que han reunido hasta ahora para entregar a Ucrania no son suficientes como para reforzar las instituciones y las fuerzas armadas de ese país.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Slick / GPA Photo Archive / Horatiu Goanta / NATO / 7th Army Training Command / Konstantin Rotkevich / EU2017EE

Las fake news del conflicto ucranio

El conflicto ruso – ucranio se ha convertido en una guerra híbrida en la cual, además de la amenaza rusa de que sus militares invadan Ucrania, también se juega la baza de la propaganda y la desinformación, como podemos ver más abajo

Las guerras, en el siglo XXI, si son algo, es que son asimétricas e híbridas. Hay analistas militares que plantean que el último capítulo de cualquier guerra es el enfrentamiento en el campo de batalla.

La desinformación es, pues, un arma más en cualquier conflicto bélico, y en la posible guerra entre Rusia y Ucrania también se utilizan como arma las noticias falsas.

Con ello no queremos decir que todo el caudal informativo que se está produciendo actualmente sobre el conflicto sea falso, pero sí mucho de él, o cuando menos la publicación de noticias interesadas.

La OTAN seguirá expandiéndose

Una de las fake news que se han extendido en la opinión pública es que la OTAN tiene un acuerdo con Rusia para no permitir que países de la antigua Unión Soviética ingresen en la Organización del Atlántico Norte.

No existe ningún documento, publicado o no, en donde se recoja que la OTAN vetaría como miembros a países del antiguo bloque del este, de hecho, la realidad es completamente antitética.

Un documento firmado por la URSS y la OTAN, concurrentemente, establecía, se conoce como Acta Final de Helsinki (1975), la capacidad de cualquier estado para pertenecer a cualquier organismo internacional que desee, incluida las alianzas militares.

Por si eso fuera poco, la Carta de París, del año 1990, una vez que había caído el Muro de Berlín, que todo estado tiene derecho a solventar sus problemas de seguridad de la manera que él decida.

Por último, en el año 1997, Estados Unidos, Rusia y otros países europeos se comprometen a lograr un espacio de seguridad común en Europa dentro de la Organización para la Cooperación y Seguridad Europea (OSCE).

Ucrania, un caso especial

Es cierto que la OTAN siempre ha considerado a Ucrania como un caso especial dentro del tablero de la seguridad europea, tanto por su tamaño como por su frontera común con Rusia y por su arsenal nuclear.

Una vez que se desmoronó la URSS, Ucrania se convirtió en el tercer país del mundo con mayor arsenal nuclear, ya que se quedó con todos los misiles nucleares soviéticos que estaban instalados en su territorio.

En el año 1994 se firma un acuerdo con Estados Unidos, Rusia y Reino Unido en el cual se comprometen a respetar la integridad territorial y la soberanía del país.

En contraprestación, Ucrania se comprometió, y así lo hizo, a deshacerse de todo el armamento nuclear que existía en su territorio, silos nucleares heredados de la Unión Soviética.

De hecho, la OTAN siempre ha tenido a Ucrania en el punto de mira para que forme parte de la alianza, y occidente siempre ha tenido una relación diferenciada con Kiev, cosa que no pasa con la mayoría de los países de la órbita soviética.

Buscar bronca

Es de lo que Rusia acusa a las potencias occidentales y la OTAN, algo que es verdadero hasta cierto punto, aunque estos ataques se han realizado utilizando el soft power.

Rusia interpreta, de manera correcta hasta cierto punto, que la entrada progresiva de países del otro lado del Telón de acero, como Chequia, Eslovaquia, Bulgaria, por citar solo tres, pone en jaque su seguridad nacional.

Los momentos más delicados en la relación diplomática entre Rusia y la OTAN se produjeron en el 2008, en la cumbre de la OTAN que se celebró en Sofía, la capital búlgara.

Allí, en contra de lo que pensaba la UE, George W. Bush declaró públicamente que la OTAN invitaba a Ucrania y Georgia a formar parte de la organización, lo que provocó que en Moscú las sirenas comenzasen a pitar.

Además, en el 2009, la UE inició lo que se ha denominado como partenariado oriental, que no ha sido otra cosa que estrechar los lazos comerciales con Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania.

Respuesta rusa

Ha sido siempre la misma y ahora se repite el guion en Ucrania, donde Rusia ha movilizado 150.000 miembros de sus fuerzas armadas, rodeando las fronteras con Ucrania, en lo que podría terminar en una invasión.

La respuesta, ya en el 2008, del acercamiento occidental a las antiguas repúblicas exsoviéticas fue invadir Georgia; catorce años después todavía hay tropas rusas en Abjasia y Osetia del Sur.

Esos dos territorios están, de facto, anexionados al territorio ruso, y algo parecido pasa en el resto de los países que participan del partenariado de la UE; Rusia se ha anexionado parte de sus territorios.

La consecuencia que ha provocado el anexionismo ruso ha sido que esos antiguos países que formaban parte de la URSS se han rearmado, con unos presupuestos de defensa que son, proporcionalmente, los más altos del mundo.

La pugna con Rusia ha convertido a algunos de esos países en estado fallidos, con un presupuesto monopolizado por el gasto militar, y con unos estados escuálidos.

La falta de estado en esos países ha provocado que en su territorio se hayan avecindado redes de tráfico de todo tipo (blancas, drogas, armas) y se hayan convertido en paraísos fiscales donde se lava dinero de todo el mundo.

El fascismo neonazi gobierna en Ucrania

Es otra de las fake news que se están lanzando en estos momentos, y está basado en que han sido batallones formados por miembros de la extrema derecha los que primero se lanzaron a luchar en la guerra del Donbás.

Al mismo tiempo, fue la derecha nacionalista ucrania la que con más fuerza apoyó las movilizaciones del Maidan, que consiguieron derrocar al presidente prorruso Víktor Yanukóvich.

A pesar de todas estas noticias falsas y cortinas de humo, la realidad es que hoy en día, en el parlamento ucranio no existe ningún diputado de la extrema derecha, y mucho menos ningún partido ultraderechista.

Por si eso fuera poco, muchos de los miembros del establishment ucranio son, empezando por su presidente, de origen judío, a pesar de que algunos personajes, que se consideran como héroes nacionales eran abiertamente nazis.

Es el caso de Stepan Bandera, el fundador de la Organización de Nacionalistas Ucranios (OUN), movimiento que colaboró con los nazis cuando en la II Guerra Mundial invadieron el país en su ofensiva contra Moscú.

A pesar de no ser cierto, acusar al gobierno ucranio de ultraderechista es uno de los argumentos preferidos del Kremlin, y con ello se pretende erigir como defensor de la minoría rusofona en Ucrania.

En cierto modo, los argumentos rusos se parecen mucho a los que esgrimió Hitler para que Alemania se anexionase los Sudetes – actual Chequia – o la invasión de Polonia que marcó el inicio de la II Guerra Mundial.

Donbás, una guerra civil ucrania

Es lo que pretende «vender» el aparato de propaganda ruso, que define el conflicto bélico en Donetsk y Lugansk como un conflicto interno ucranio, cuando es manifiesto el apoyo ruso a los separatistas.

Todo el aparato de propaganda ruso, y en ello participan la mayoría de los medios rusos, llevan años abonando la teoría de que la guerra que ya ha provocado 14.000 muertos solo es parte de la política doméstica en Ucrania.

Inclusive líderes de la rebelión en el Donbás han confesado que actúan y han actuado al dictado de Moscú, y que en los inicios del conflicto comenzaron a ocupar edificios oficiales a partir de que la camarilla de Putin les dio luz verde.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Jesús Corrius / 7th Army Training Command / Mike McBey / DVIDSHUB / Visby Star / UNICEF Ukraine

Periodista, profesión de alto riesgo en México

Ser periodista en México es una profesión de alto riesgo y las posibilidades de acabar en una morgue son muy altas. El último asesinado, Roberto Toledo, trabajaba para el digital el Monitor de Michoacán, un medio local de la ciudad michoacana de Zitácuaro

Se llamaba Roberto Toledo y era periodista del medio Monitor Michoacán, y perdió la vida tras ser tiroteado por tres individuos en la entrada del medio para el que trabajaba.

Se sabe que, tal como se ha referido desde Monitor Michoacán, había sido amenazado reiteradamente por sus informaciones.

La confirmación de su asesinato ha sido dada por el digital en el que trabajaba, ubicado en la localidad michoacana de Zitácuaro, siendo Roberto Toledo un periodista especializado en la corrupción institucional que se producía en ese Estado.

Un reguero de cadáveres

Se trata ya del cuarto asesinato que tiene como objetivo periodistas desde que comenzó el año en México, el país más peligroso para ejercer la profesión, según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ).

Las condolencias han llegado incluso desde la presidencia de la República, por parte del portavoz presidencial, que ha asegurado que se investigará el asesinato hasta que se encuentre a los culpables.

En el gremio ya produce hartazgo que las pocas veces que se investiga el asesinato de informadores, los culpables pueden eludir la acción de la justicia, en un país donde el 98% de las muertes violentas quedan sin esclarecer.

Inclusive desde la presidencia de la República se ha puesto en duda que Roberto Toledo fuese periodista, argumento que ha sido rápidamente desmentido desde el Monitor de Michoacán, que lo ha calificado como uno de sus colaboradores

Desde el medio se ha explicado que Roberto Toledo se dedicaba a la investigación de la corrupción institucional en Michoacán, especializado en video reportajes que publicaba periódicamente en el digital.

Crónica de una muerte anunciada

Roberto Toledo había recibido constantes amenazas de todo tipo, inclusive de muerte, por su labor de información de los aspectos más oscuros del poder institucional en Michoacán.

Por ello se había acostumbrado a tener un perfil bajo y a no participar mucho en la vida social michoacana, aunque finalmente eso no le ha salvado de morir asesinado.

Roberto Toledo fue acribillado a balazos en el garaje del Monitor de Michoacán. Cuando estaba aparcando su vehículo fue interceptado por tres individuos armados que le dispararon a quemarropa.

Evacuado al hospital de Zitácuaro, fallecía pasada la tarde producto de los ocho impactos de bala que había recibido su cuerpo.

Investigación de la fiscalía

La fiscalía de Michoacán ha iniciado las investigaciones para encontrar y encausar a los asesinos, y para ello está aplicado el protocolo de delitos de agravio de periodistas.

Hasta ahora la fiscalía se ha incautado de dos motocicletas que se estima que fueron las utilizadas por los asesinos para llegar a la redacción del Monitor de Michoacán.

Cuando se escribe está crónica todavía no se ha producido ninguna detención por el asesinato del periodista, aunque policía y fiscalía continúan con sus pesquisas.

Una profesión llena de precariedad

El trabajo de periodista en Estados como Michoacán es precario y peligroso, sobre todo si se informa sobre narcotráfico y corrupción, un binomio que habitualmente suele discurrir junto.

Muchos profesionales tienen que mantener más de un trabajo para sobrevivir en una actividad laboral que está muy mal pagada y además para el trabajo se cuentan con bien pocos medios.

En el caso del medio donde trabajaba Roberto Toledo, el Monitor de Michoacán, se trata de un periódico local que informa exclusivamente de lo que sucede en Zitácuaro, una localidad que cuenta con una población de 150.000 almas.

El Monitor de Michoacán, tanto el medio como sus profesionales, habían sido amenazados de muerte por su labor informativa, y se había sumado al mecanismo de protección de periodistas, aunque todavía el mismo no se había activado.

Muertes violentas

Con los datos que obran el poder del Consejo de Protección de Periodistas, desde 1992 a 2021 han fallecido, de manera violenta, 138 periodistas en el país que gobierna Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, otras fuentes, como Artículo 19, cuentan con 145 periodistas asesinados desde el año 2000.

La violencia se ha convertido en una constante para la profesión, con unos niveles de violencia que se han mantenido independientemente de quién estuviese en el Palacio Nacional, ocupado ahora por MORENA.

La conclusión de los años que lleva gobernado Andrés Manuel López Obrador, es que no solo la investigación de los asesinatos ha sido inoperante, sino que tampoco se ha llevado acabo una labor preventiva para evitarlos.

Lista macabra

El asesinato de Roberto Toledo se produce poco tiempo después de que solo en una semana fuesen asesinados tres periodistas.

Sus nombres eran Margarito Martínez, Lourdes Maldonado y José Luis Gamboa, los dos primeros en Tijuana y el tercero en Veracruz.

En el caso concreto de Lourdes Maldonado, la periodista había pedido protección a AMLO en una rueda de prensa donde estaba presente el político mexicano y actual presidente de México, en donde López Obrador le prometió protección.

El periodismo siempre ha sido una profesión de riesgo en México, donde los informadores unen a la violencia constante unos emolumentos y condiciones de trabajo que en nada ayudan al nacimiento de vocaciones.

Concentraciones de periodistas

Ante la inacción del gobierno mexicano, los periodistas han decido organizarse para subrayar la situación de violencia generalizada que sufren.

En muchas ciudades mexicanas se han convocado, en las últimas semanas, masivas concentraciones de informadores para protestar por la inseguridad en la que viven.

Se está reproduciendo las manifestaciones más numerosas frente a las Secretarías de Gobernación de diferentes estados para reclamar protección a la hora de desempeñar la actividad periodística.

Además del asesinato de Roberto Toledo, el día 10 de enero el José Luis Gamboa fue apuñalado en Veracruz, Margarito Martínez fue baleado el día 17 en Tijuana y el pasado domingo fue asesinada Lourdes Maldonado.

Esta última periodista había pedido protección a las autoridades debido a que había recibido constantes amenazas contra su integridad física, habiendo recibo de las autoridades la callada por respuesta.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Baptiste Grand / Knight Foundation / Rolf Dietrich Brecher / Olivier Brisson / Eneas de Troya / Espartana Palma / Nicolás Nova / Tinou Bao

Una invasión se cierne en el horizonte

Con los datos que ha obtenido el espionaje norteamericano, la invasión terrestre de Ucrania por parte de Rusia se podría producir en los primeros días de febrero, y las tropas rusas estarían esperando a las heladas de febrero para hacer avanzar a sus tropas hacia Kiev, la capital ucrania

Y la víctima puede ser Ucrania a manos de las ambiciones expansionistas de Vladimír Putin, siempre según la actual administración norteamericana de Joe Biden.

Y el ataque ruso puede tener ya una fecha prefijada, siempre según la inteligencia norteamericana, que se situaría en los primeros días del próximo mes de febrero.

A pesar de ellos, el ministro de exteriores ruso, Sergei Lavrov, «templa gaitas» y afirma que sí la decisión depende de su país, esa invasión nunca se producirá.

Darle publicidad

Es a lo que se ha aprestado la administración presidencial de Joe Biden, que ha comunicado la noticia – una invasión rusa para los primeros días de febrero – al primer ministro ucranio, Volodímir Zelenski.

Pero la Casa Blanca también ha lanzado la advertencia en la cuenta oficial de Twitter; la encargada de anunciar la noticia ha sido Emily Horne, que a la sazón es la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Sin embargo, desde el 1600 de la Avenida Pensilvania se ha negado que Joe Biden hubiese comunicado la fecha de la invasión en una reunión con el primer ministro ucranio, noticia de la que se ha hecho eco la CNN.

Según la CNN, Rusia estaría esperando a que el territorio fronterizo entre Rusia y Ucrania, donde hay concentrando un contingente de 100.000 soldados rusos, se congele para que el ejército ruso pueda operar.

Inclusive las informaciones de la cadena de televisión norteamericana añaden que la intención de ejército ruso sería tomar la capital ucrania, Kiev, e inclusive, como medida de castigo, saqueen la ciudad.

Rusia lo niega

Ante las informaciones que anuncian que el ejército ruso lanzaría una operación militar contra Ucrania en los primeros días de febrero, el ministerio de exteriores ruso lo ha negado.

Ha sido su cabeza visible, el ministro de exteriores Sergei Lavrov, quien ha indicado qué, si de Rusia depende dicha invasión, esta nunca se llegará a producir.

De las declaraciones del ministro de exteriores ruso se han hecho eco tanto los medios de comunicación rusos como los ucranios.

Sin embargo, Rusia, a modo de coletilla, también ha indicado a los medios que no se quedarán de brazos cruzados mientras a 500 kilómetros de su capital se están instalando armas de alto poder destructivo enviadas por Estados Unidos y Reino Unido.

Todas las potencias, y Rusia lo es, suele rodearse de estados tapón donde coloca a regímenes títeres que permitan tener un colchón territorial en caso de que se produzca un ataque contra su territorio.

Desmentido de la Casa Blanca

Sin embargo, Emily Horne ha tenido que salir a desmentir algunas informaciones que han aparecido en diversos medios sobre lo que Joe Biden ha dicho o no ha dicho.

Lo primero que ha matizado es que Biden solo informó a Zelenski de que se podría, en condicional, darse una invasión de su país por tropas rusas.

Lo que sí dejó, según Horne, meridianamente claro Joe Biden es que Estados Unidos y sus aliados responderán ante la posible invasión rusa brindando todo su apoyo a Ucrania, su gobierno y su población.

Inclusive Biden fue más allá y anunció a Zelenski que Estados Unidos podría dar ayuda macroeconómica adicional a Kiev, para poder hacer frente a la intimidación rusa.

Evacuación del personal no esencial

Lo que no puede negar Estados Unidos es que el personal no esencial y los familiares del personal diplomático de su embajada en Kiev están siendo evacuados.

A pesar de ello, desde la Casa Blanca se quiere dejar claro que su embajada y consulado en la capital ucrania siguen plenamente operativos, ya que los únicos evacuados han sido el personal no esencial.

Al mismo tiempo, el consulado norteamericano en Kiev ha aconsejado a los ciudadanos norteamericanos a que no viajen al país, y que los norteamericanos que se encuentren en estos momentos en territorio ucranio vuelvan a Estados Unidos en cuento puedan.

Un diálogo de sordos

Es lo que se ha instalado entre Rusia y Estados Unidos, y el ministerio de exteriores ruso considera como confuso el discurso que está manteniendo el país del que es presidente Joe Biden.

Uno de los principales caballos de batalla para Rusia es lograr un compromiso de Estados Unidos de que no se instalarán misiles de corto y medio alcance en territorio europeo, lo que podría ser una amenaza de primer orden para Rusia.

Otro de los compromisos que Rusia quiere arrancar a Estados Unidos, y a lo que ya ha contestado que no, es que ninguno de los países que formaban parte de la extinta URSS, será invitado a ser miembro de la OTAN.

En especial, Rusia tiene interés en que tanto Ucrania como Georgia no caigan dentro de la órbita occidental, ya que ambos países tienen cientos de kilómetros de frontera con el país que gobierna Vladimír Putin.

Agradecimiento ucranio

Desde el gobierno ucranio se ha agradecido efusivamente a Estados Unidos el apoyo incondicional que está teniendo de lo que hoy por hoy, nadie sabe que sucederá mañana, es la primera potencia mundial.

Volodimír Zelenski también ha agradecido que hasta en una situación de posible guerra inminente, Estados Unidos mantiene abiertos tanto su embajada como su consulado en Kiev, la capital ucrania.

Una calma tensa

A pesar del apaciguamiento ruso, que afirma, por activa y por pasiva, que no prepara una invasión terrestre de Ucrania, la realidad es que a pocos metros de la frontera ya se agolpan 150.000 soldados rusos.

Además, Rusia ha iniciado unas maniobras en las cuales están presentes todas las armas, desde la fuerza aérea hasta la armada; en el caso de está última las maniobras se están llevando a cabo en comandita con la armada china.

Kiev ha puesto a su ejército en máxima alerta, e inclusive se ha llamado a filas a los reservistas y se están formando unidades militares formadas por civiles a los cuales se le están dando rudimentos de adiestramiento militar.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Mikhail Kamarov / 7th Army Training Command / Cancillería Argentina / Todd Jacobuci / Anatoly / Jordon Pipkin / Cafel

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…

Todo parece preparado para que la Unión Europea castigue a Rusia con todo tipo de sanciones si a Vladimír Putin se le ocurre invadir Ucrania con la intención de anexionar ese país a su territorio

A diferencia de otros momentos de la Historia, la Unión Europea ha advertido a Rusia de que en caso de que invada Ucrania se enfrentará a importantes sanciones económicas y de otro tipo.

Tal es la gravedad de la situación que desde Bruselas se ha tocado a arrebato y se va a celebrar una reunión de los jefes de gobierno de los 27 miembros de la Unión, ante el jaez que están tomando los acontecimientos.

Mientras tanto, Rusia sigue acumulando divisiones de sus fuerzas armadas en las proximidades de su frontera con el país que gobierna el cómico televisivo Volodímir Zelenski.

Líneas rojas

Después de años de «pasteleo» con Vladimír Putin, en parte la condescendencia europea se produce porque Rusia es uno de los principales suministradores de gas de los 27, esta vez Úrsula Von der Leyen ha establecido una clara «línea roja».

El límite que no va a permitir que Rusia traspase es una hipotética invasión militar de Ucrania, que a decir de los expertos estaría seguida de la anexión del territorio ucranio.

La invasión supondría que la UE pulsaría el botón nuclear de las sanciones, y estas serían de extraordinaria dureza y de una intensidad desconocida en el histórico de relaciones entre la Unión Europea y Rusia.

En esencia ante la agresión militar contra Ucrania la UE «desconectaría» a Rusia de las relaciones económicas con los 27 países miembros lo que de facto sería aislar y marcar un cordón sanitario con el país de las estepas.

Una crisis que se encona

El contencioso entre Rusia y Ucrania no hace sino agravarse a cada año que pasa, y en los últimos tiempos la acumulación de tropas rusas en su lado de la frontera hace pensar que la invasión podría estar cerca.

Mientras tanto la Unión Europea hace ímprobos esfuerzos para arreglar la situación por la vía diplomática, como una manera de reducir la tensión entre ambos países, a pesar de que también esgrime sanciones de todo tipo.

No nos engañemos: los europeos seríamos una víctima más de las ansias expansionistas de Rusia, ya que Putin quiere recuperar, al precio que sea, la grandeur de la época zarista y la posterior soviética.

Para ello necesita encontrar desesperadamente regímenes títere en estado que puedan hacer la función de tapón en caso de una conflagración con Estados Unidos, el país que sigue siendo su principal rival geoestratégico.

Optar por la diplomacia

Es la apuesta de la Unión Europea, aunque como ya hemos indicado también tiene preparado una sustanciosa cantidad de sanciones en caso de que tropas rusas se internen en territorio ucranio.

También se hace un llamamiento directo a Rusia para que haga gestos que indiquen a Ucrania y a la comunidad internacional que indicen de manera indubitable que el país que gobernase Boris Yeltsin no tiene ninguna ambición territorial en Ucrania.

Al mismo tiempo, la UE hace un llamamiento a cumplir los Acuerdos de Minsk y resucitar el Foro de Normandía, que surgió después de la anexión de Rusia de la península de Crimea, hasta ese momento territorio ucranio.

En el Foro de Normandía hay una nutrida representación europea, no en vano forman parte del mismo Francia y Alemania, siendo una herramienta de mediación entre Moscú y Minsk.

Integridad territorial

Es una de las líneas rojas que impone la Unión Europea, para impedir que tal como sucedió con Crimea, Rusia vuelva a desgajar una parte del territorio de Ucrania y lo anexione a sus fronteras.

Esa defensa de la integridad territorial ucrania proviene, ni más ni menos, del flamante canciller alemán, Olaf Scholz, que ha aleccionado a su ministra de exteriores, la «verde» Annalena Baerbock, para que defienda esa postura en los foros internacionales.

También se han demostrado favorables a las sanciones, como último recurso, la primera ministra finlandesa, Sanna Marin y el premier polaco, Mateusz Morawiecki.

Son los países que formaron parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o sus «satélites», los más favorables a «pararles los pies» a Rusia, precisamente porque saben muy bien como se las gastan los rusos.

También desde Estados Unidos, su presidente Joe Biden ha hecho declaraciones en esa línea, se advierte a Rusia que bajo ningún concepto se le ocurra invadir Ucrania, lo que daría pie a que la Casa Blanca moviese ficha.

Mientras tanto, desde Minsk y desde Bruselas

Desde la capital de Ucrania, Minsk, su presidente, Volodímir Zelenski, pide medidas preventivas, y no solo reactivas, ante una posible acometida de los militares rusos contra territorio ucranio.

Sin embargo, la burocracia de la Unión Europeo tiene sus propios tiempos, que muchas veces con coinciden con a premura con al que habría que tomar determinadas decisiones, como es el caso.

Sin embargo, la beligerancia de la UE con Rusia se demostró ya en el 2014 con al batería de sanciones que desde Bruselas se impuso a Moscú por la anexión de la península de Crimea a territorio ruso.

Además, y en palabras de la presidenta de la Comisión Europea, la UE tiene «hechos los deberes», trabajo que inició el pasado verano, creando un andamiaje de sanciones de tipo económico que se podrían imponer a Rusia.

En caso de activarse las nuevas sanciones contra Rusia, estas entrarían en vigor de manera inmediata se insiste desde la «sala de máquinas» de la Unión Europea.

Mirarse en el espejo de Irán

Ante lo que todavía hay dudas es como sancionar, aplicando un correctivo desconocido hasta ahora, a un país como Rusia que tiene sillón permanente, con Estados Unidos, China, Reino Unido y Francia, en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Lo que estaría en la mente de la Unión Europea y Estados Unidos sería convertir a Rusia en un paria internacional tal como se consiguió con Irán, y que provocó que esa república islámica se aviniese a razones.

Tal ha sido el efecto del correctivo al país que gobierna Alí Jamenei que se ha plegado inclusive a que su programa nuclear sea auditado por los inspectores de la Organización de la Energía Atómica.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Nenad Stojkovic / Peter Stalder / Dmitriy Fomin / Finnish Governement / 7th Army Training Command / Mitya Aleshkovsky / Adrian Guerin

Coalición semáforo en Alemania

Angela Merkel se retira después de 16 años ininterrumpidos de gobierno, y sube al poder el socialdemócrata Olaf Scholz, último ministro de economía, apoyado en el parlamento por los liberales del LDP y Los Verdes

Después de 16 años de gobierno ininterrumpido, Angela Merkel y la CDU / CSU dicen sino adiós al menos hasta pronto y sube al poder, como canciller el socialdemócrata Olaf Scholz.

De los 735 diputados del parlamento alemán, 395 han votado a favor de que sea el líder del SPD el que gobierne los destinos de Alemania, en teoría, al menos los próximos cuatro años hasta las próximas elecciones.

Scholz se ha hecho con la vara de mando gracias a una coalición entre los liberales del LDP, los Verdes y el SPD, una coalición que ha sido calificada, a veces con sorna, como «semáforo», ya que se compone de los colores amarillo, del LDP, verde de Die Grünen, y el rojo de los socialdemócratas.

Un viejo conocido

Olaf Scholz no es un desconocido en la política alemana, no en vano ha sido, en la última legislatura, el ministro de economía de Angela Merkel, en un gobierno de concentración entre el SPD y la CDU / CSU, algo que solo se puede explicar por la racionalidad alemana.

Aunque la elección de Scholz no ha sido por aclamación, el político alemán ha logrado que 395 diputados hayan votado por él, superando el «corte» de los 369 votos necesarios para ser investido.

El contexto en el cual sube al poder Scholz no es nada dulce desde el punto de vista político, debido a lo descontrolada que se encuentra la pandemia de SARS-CoV2 en Alemania, que muestra unas bajas cotas de inmunización ante la pandemia.

Otra de los problemas a solucionar, y está íntimamente ligado a la pandemia, es la recuperación de la economía, en unos tiempos en los cuales el gobierno entrante está pensando seriamente en recuperar, al menos parcialmente, los confinamientos.

Merkel dice adiós

La votación para la elección del próximo canciller contó con la presencia de Angela Merkel en el Bundestag, pero desde la tribuna de visitantes, dado que no es parlamentaria, a pesar de ocupar la máxima magistratura del país.

Merkel pudo sentir el calor humano cuando todos los grupos políticos presentes en el hemiciclo, excepto los de Alternativa por Alemania (AfD), ovacionaron a la canciller saliente durante 10 minutos.

Merkel anunció que se retiraba en el 2018, y deja completamente cualquier cargo en la CDU / CSU y abandona definitivamente la política, después de haberlo sido todo en la política alemana en las últimas tres décadas.

En la tribuna también estaban el excanciller Gerard Schröder, el socialdemócrata que gobernó Alemania con un gobierno monocolor hasta el 2005 y parte de la familia del que ya es canciller de Alemania.

En la tribuna estaban los padres de Scholz, dos trabajadores textiles jubilados y dos de sus hermanos.

El padre comentó a los medios que ya de niño, cuando a Olaf Scholz le preguntaban lo que quería ser de mayor, decía que quería ser canciller, algo que ha logrado a los 63 años de edad, después de haber sido ministro de economía en el ejecutivo anterior.

Doblemente ovacionado

El canciller in pectore también tuvo ocasión de recibir el calor de la cámara, cuyos diputados le dedicaron dos ovaciones, la primera de ella cuando se hicieron públicos los resultados de la votación.

Momentos después Scholz recibió el tradicional ramo de flores con el que se agasaja al próximo máximo mandatario de Alemania, una tradición que se pierde en la oscuridad de los tiempos, al menos desde los primeros gobiernos democráticos tras la II Guerra Mundial.

Scholz volvió a recibir una nutrida andanada de aplausos cuando juró su cargo ante la presidenta de la cámara baja alemana, Bärbel Bas; acto seguido el flamante canciller recibía el beneplácito de Frank – Walter Steinmeier, el presidente de Alemania.

Después de la ceremonia, le tocó al resto de los diputados retirar su acta, lo que los convierte en parte del poder legislativo alemán.

El poder cambia de manos

Esa misma tarde Angela Merkel recibió a Scholz en la Cancillería para escenificar el traspaso de poderes, en donde Merkel deseó lo mejor al líder socialdemócrata en la nueva misión que tiene que desempeñar y que pude llegar a durar, por lo menos, cuatro años.

La tarde también sirvió para que Angela Merkel se despidiese del personal de la cancillería, que ha ocupado ininterrumpidamente desde hace 16 años y deseó suerte a Olaf Scholz, no negando que ser canciller es un trabajo duro.

Merkel tuvo tiempo de compartir con los medios que el trabajo de canciller no es fácil, hace necesario muchas horas de trabajo y nadie te puede asegurar lo que sucederá el día siguiente, un trabajo que está lleno de nuevos retos todos los días.

Tres lustros llenos de desafíos

Así es como ha definido los diez y seis años de gobierno que han tenido a Angela Merkel al timón de Alemania.

Tiempo en el cual se han producido las peores crisis que han estado a punto de hacer naufragar el país que configurase Otto von Bismarck, contándose entre ellas la crisis financiera del 2008 y la crisis migratoria del 2015.

No nos podemos olvidar, entre esas crisis mayúsculas, la de la pandemia de SARS-CoV-2, una pandemia que todavía no ha concluido y de la que ahora se viven las peores horas en Alemania, con un gobierno que se plantea seriamente un nuevo confinamiento.

En unas palabras dedicadas a la canciller saliente, Olaf Scholz ha puesto en valor la influencia que ha tenido Merkel en la configuración de una nueva Alemania, y ha prometido continuar con la vía que ha abierto Angela Merkel.

Scholz se aúpa al poder, además de con el apoyo de liberales y verdes, con un respaldo del 25,7% de los sufragios de las últimas elecciones celebradas el pasado 26 de septiembre.

Como ya hemos indicado no es un recién llegado a la política, un político que lleva décadas de militancia en el SPD y que ha ocupado multitud de cargos orgánicos e institucionales y que en el último gobierno de Merkel ocupó el cargo de ministro de Economía.

Fuente – EL PAÍS / Alianza 90 / Los Verdes en Wikipedia

Imagen – Love Green / Dirk Vorderstraße / EU2017EE / Gastarbeiter / Elliott Brown / 7TO