Hacia un nuevo laborismo

La llegada de Keir Starmer ha supuesto una renovación del ideario laborista, sobre todo en lo que tiene que ver con la doctrina económica, con «recetas» neoliberales que a lo que más recuerdan es a los gobiernos conservadores